Grandes acuerdos

La “singular amistad” entre la beguina y el sacerdote

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
04 septiembre 2021

Cambio de papeles entre Romana Guarnieri y Giuseppe De Luca


“Maldije esta cabeza que no dejaba de pensar y este corazón que siempre anhelaba. Y me encuentro con una confianza y una serenidad que no sé de dónde vienen. Me siento seguro, siento gratitud, nada más que gratitud, por tanto, por todo y por todos. No puedo explicar exactamente cómo es” (carta 21, 23 de febrero de 1939. “Tra le stelle e il profundo” Correspondencia entre Giuseppe De Luca y Romana Guarnieri 1938-1945, Morcelliana).

Estamos a finales de los años treinta. Ella, Romana Guarnieri (1913-2004) es una brillante joven académica de una familia burguesa ítalo holandesa. Él, el padre Giuseppe De Luca, (1898-1962) es un sacerdote de humilde origen sureño, cuyo sueño es promover la cultura católica al más alto nivel y de forma menos provinciana. La suya será una relación especial, entre las más intensas de todo el siglo XX, “una excelente relación mujer-sacerdote”, en la que la mujer casi asume la dirección espiritual. Sin embargo, la naturaleza de su relación espiritual no se limitó a esta inversión de roles. El intercambio entre ellos a nivel existencial y psicológico y sus proyectos comunes producirán muchos frutos intelectuales, teológicos y prácticos, como la fundación de las ediciones de Storia e Letteratura, concebida no solo como una importante editorial, sino como una verdadera empresa espiritual y cultural. Nunca podremos explicar suficientemente la excentricidad de este encuentro: ella ávida de vida, moderna y secular, apasionada de la literatura y el arte y “completamente ignorante y desinteresada de la Iglesia y la religión”, se convierte en una beguina desafiando los vientos y las modas que quieren que la mujer secularizada y emancipada salga de cualquier dimensión religiosa y eclesial.

Su irreprimible como duradera conversión se realiza a través de este sacerdote romano íntegramente dentro de la formación tridentina que cultiva el sueño de una erudita reconstrucción de la tradición católica en contraposición a la más alta cultura secular, junto con la piedad popular de los simples y los últimos. Oxímoron y polaridades e impulsos místicos, pero también proyectos culturales y políticos racionales nos hablan de un intercambio verdadero, auténtico, inmediato y directo, emocionado y emocional, en el que los planes se entrelazan. Pero para entender lo que fue esta relación es necesario remitirse al comentario póstumo de la propia Romana Guarnieri. Sus recuerdos nos devuelven a la verdadera esencia de su relación, revelan su sustancia espiritual, casi sacramental, porque la suya es una verdadera confesión, un lugar en el crisol de la conversión toda la vitalidad de la relación, de sus necesidades y de sus motivaciones. Gracias a la investigación pionera de Luisa Mangoni, In partibus infidelium (Einaudi), conocemos el camino turbulento, las amistades intelectuales y los logros importantes de Giuseppe De Luca. Romana Guarnieri es bien conocida por sus investigaciones sobre formas de asociación femenina, que no dieron lugar a una verdadera fundación monástica como tal, estudios retomados por la historiadora y amiga Gabriella Zarri y por investigadoras interesadas en profundizar en la religiosidad femenina. Sus mayores intuiciones tienen lugar sobre el misticismo femenino con “el descubrimiento” de la mística holandesa Margarita Porete, autora del Espejo de las almas simples, quemada en la hoguera junto a su libro en 1310, recuperado por Luisa Muraro, feminista y teórica del pensamiento de la diferencia.

Se ha escrito muy poco sobre la relación entre Guarnieri y De Luca, y las cosas más hermosas son precisamente las que escribió Romana en los años ochenta y noventa en la revista “Bailamme”, un periódico de espiritualidad y política que congregaba a pensadores diversos, católicos, excomunistas, judíos, feministas, laicos y consagrados. En el umbral de los ochenta años, la lucidísima y volcánica estudiosa recuerda en una columna de esta publicación los momentos sobresalientes de su relación. El resultado son pinceladas históricas sobre la Roma de la ocupación alemana y el período de posguerra, algunas historias sobre los más grandes intelectuales, sobre los hombres de la curia o sobre los políticos de la época. Son memorias de alto nivel escritas con la vivacidad característica de su forma de comunicar, ya conocida a través de distintos géneros literarios como cartas, ensayos científicos y artículos para periódicos y revistas a los que se dedicará en los últimos días de su vida.

La conversión tiene lugar en medio del ímpetu de la juventud cuando en Romana, joven neófita en la fe, emergen ideas como dejarlo todo. “En mi total ignorancia y sencillez, cada palabra bíblica tenía un sabor particular, me llegaba inmediatamente a lo más profundo, solo a mí y a nadie más. Bendito tiempo de infancia espiritual, un tiempo que no vuelve. Incluso el alma tiene su edad y un alma madura no es siempre fácil de sobrellevar”. Así escribe Romana en el número 10 de Bailamme en 1991, cuando cuenta cómo el 1 de junio de 1943 tras el duro ultimátum de sus padres, ella y Giuseppe decidieron que había llegado el momento.

“Salimos de mi casa bastante angustiados y partimos sin la menor idea de adónde iríamos. Después de haber rezado un Ave María y una invocación a mi ángel de la guarda, llegamos a la Porta di San Pancrazio bajando hacia San Pietro. Llamamos a la puerta del primer convento que encontramos en nuestro camino y preguntamos por la madre superiora”.

Una lágrima, una ruptura, un nunca mirar atrás, como el joven rico del Evangelio. El nudo emocional y el caos existencial de la joven romana vivido con orgullo, consciente de sus múltiples dotes intelectuales y humanas, le hicieron sentir muy cerca de la parábola de los talentos. Este fue el escenario de su rápida conversión, de su enamoramiento y de su confianza en el Señor.

El padre Giuseppe es el intermediario y el inspirador y, con ella es, ante todo, un sacerdote. Y así lo describe Romana:

“Hablando de De Luca, muchos recuerdan lo buen escritor que era, así como extraordinario estudioso, humanista, político y amigo sin igual… Todas fueron cualidades nobles y reales en él, pero se olvidan de lo mejor de él, lo que a él le ha importado más por encima de todo, es decir, ser sacerdote, un verdadero sacerdote, sacerdote”, escribe en el número de abril de 1987 de Bailamme.

De la misma manera podríamos hablar de Romana. Además de su talento de estudiosa, poco se sabe de su fe, de que estuvo enteramente ligada a la tradición en el espíritu del Concilio Vaticano II, de que fuera una “beguina” desafiando los vientos de las modas conciliares que querían que la mujer se emancipara. Y quizás, gracias a esta identificación femenina, vivió serenamente el último período de su vida en ese momento tan complicado para la Iglesia y para el mundo en el que tuvo que envejecer. Una fe alegre, no exenta de turbulencias debido a ese carácter indomable, a veces áspero, sobre el que trató de trabajar con paciencia y modestia, con el que tuvo que llegar a un compromiso y que acabó aceptando.

Es difícil imaginar que una polaridad tan extrema en términos de carácter, convicciones y afiliaciones se entrelazara en una relación espiritual y amorosa tan potente y se fundiera en una pasión común por Dios.

de Emma Fattorini
Docente de Historia Contemporánea en La Sapienza, Roma