En el discurso al Cuerpo diplomático el Papa reitera que la crisis es una oportunidad para edificar una sociedad más humana, justa, solidaria y pacífica

Fraternidad y esperanza
medicinas per un mundo enfermo

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
08 febrero 2021

«Fraternidad y esperanza son como medicinas que hoy el mundo necesita». Lo dijo el Papa dirigiéndose a los miembros del Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, recibidos en audiencia el lunes por la mañana 8 de febrero, en el Aula de las Bendiciones. Estos son los puntos clave de su discurso.

• Viajes apostólicos - Deseo reanudar en breve los viajes apostólicos, comenzando por el de Irak.

• Crisis sanitaria - La pandemia nos recuerda también el derecho al cuidado, que es prerrogativa de todo ser humano.

• Vacunas- Exhorto a asegurar la distribución equitativa, no según criterios puramente económicos, sino teniendo en cuenta las necesidades de todos.

• Cambio climático- Espero que la próxima COP26 permita llegar a un acuerdo efectivo para afrontar las consecuencias.

• Economía - Se necesita es una especie de “nueva revolución copernicana” que ponga la economía al servicio del hombre y no al revés.

• Deuda- Que la coyuntura que estamos atravesando sea un estímulo para condonar, o por lo menos reducir, la deuda de los países más pobres.

• Migrantes – Es urgente que se renueve el compromiso por su protección, como también por la de los desplazados internos y de todas las personas vulnerables obligadas a huir.

• Democracia – Requiere un camino de diálogo inclusivo, pacífico, constructivo y respetuoso.

• Desarme – ¡Demasiadas armas hay en el mundo!  La justicia, la recta razón y el sentido de la dignidad humana exigen urgentemente que cese ya la carrera de armamentos.

• Educación – Asistimos a una especie de “catástrofe educativa”, ante la que no podemos permanecer inertes.

• Libertad religiosa - Es el primer y fundamental derecho humano.

Discurso del Santo Padre Francisco