El cardenal Parolin sobre el encuentro con el secretario de Estado de Estados Unidos

Un coloquio cordial

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
02 octubre 2020

«Ha ido bien: hemos tenido un coloquio cordial, en el que él ha expresado las razones por las que ha hecho estas intervenciones» sobre los informes entre la Santa Sede y la República Popular China, que el 22 de septiembre de 2018 habían firmado un Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de obispos; «y nosotros hemos explicado las razones por que las pretendemos seguir adelante». Así el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, comentó el jueves por la tarde, 1 de octubre, el encuentro que tuvo lugar por la mañana en el Vaticano con el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Richard Pompeo.

Respondiendo a las preguntas de algunos periodistas tras la presentación del libro del franciscano conventual Enzo Fortunato La tunica e la tonaca — que tuvo lugar en Roma en el Protectorado San Giuseppe  — el purpurado explicó que el «objetivo» del encuentro «no era acercar las posiciones» sobre el acuerdo con Pekín; «pero también de parte» de Estados Unidos de América — dijo — «ha habido un razonamiento articulado sobre este tema», y se ha expresado «comprensión por el método con el cual la Santa Sede» afronta «estos problemas; porque, como decía también ayer, a fin de cuentas todos buscamos lo mismo: buscamos la libertad religiosa y buscamos una vida normal para la Iglesia», añadió refiriéndose a la intervención pronunciada el día anterior, miércoles 30 de septiembre, en la Embajada de EE.UU. ante la Santa Sede durante un simposio sobre este tema, en el que participó también el secretario de Estado Pompeo. «Pero — aclaró Parolin — donde nos diferenciamos es en el método», sobre «cómo alcanzar estas finalidades». Por tal motivo, prosiguió, «por nuestra parte reivindicamos — porque es una elección pensada, una elección reflexionada, una elección rezada, una elección que ha hecho el Papa —  la libertad para poder seguir adelante por este camino».

Al respecto el cardenal secretario de Estado también aclaró que «hasta que será ad experimentum» el Acuerdo Provisional «permanecerá secreto y para los próximos dos años — era esta la petición — debería continuar como ha sido hasta ahora»; en la esperanza «de que siga funcionado», es más «que funcione todavía mejor respecto al que se ha hecho hasta ahora», para que — concluyó el purpurado — «se pueda proceder al nombramiento de obispos para todas las diócesis vacantes de China».