· Ciudad del Vaticano ·

No somos dueños del Evangelio sino sus servidores

15 octubre 2021
Mi intervención se llama saludo, por eso quisiera saludarlos a todos juntos; obispos, sacerdotes, consagrados, laicos, cristianos de todos los continentes, cristianos practicantes, cristianos al margen de la Iglesia, cristianos progresistas y cristianos conservadores... jóvenes y mayores, hombres y mujeres de todas las generaciones, hermanas y hermanos en busca de Dios, o, simplemente curiosos. En realidad, no soy yo quien debe saludar, sino que todos debemos saludarnos. Saludar a alguien significa ser consciente de su presencia, saludar a alguien significa dejar que el otro entre en mi vida, dejándome perturbar por un encuentro. Una iglesia sinodal es una iglesia relacional, una iglesia de encuentro. Tendremos reuniones a nivel de diferentes grupos, a nivel de diócesis, a nivel de conferencias episcopales, a ...

Este contenido está reservado para suscriptores

paywall-offer
Estimado lector:
el acceso a todas las ediciones de L’Osservatore Romano está reservado para los suscriptores.

Si se suscribe antes del 30 de Noviembre, podrá disfrutar del precio promocional de 20 euros anuales.