· Ciudad del Vaticano ·

Observatorio

José, un modelo de hombre justo que habla al mundo de hoy

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
02 octubre 2021

Marinella Perroni escribe que “tras décadas en las que los distintos feminismos han obligado a repensar drásticamente las concepciones antropológicas androcéntricas, así como los patrimonios sociales, políticos y religiosos patriarcales, surge la necesidad, ahora imprescindible y urgente, de repensar el universo de lo masculino, tanto desde el punto de vista sociopolítico como a nivel simbólico, para liberarlo de distorsiones seculares y de reticencias antiguas y nuevas. Es decir, de todo aquello que le impida someterlo a preguntas, análisis, valoraciones y dudas. En este dinámico trasfondo de profunda reestructuración de las identidades de género, basculan distintas visiones sobre José de Nazaret y sobre lo que significó para la tradición cristiano-católica, pero también sobre cuánto, su figura de hombre antes incluso que la de padre, puede evocar y provocar a quien lo observa atentamente buscando significados profundos más o menos ocultos”.

El libro Masculinidad parte de este punto, de distintas visiones sobre San José que han recogido la teóloga Perroni y el teólogo Antonio Autiero para la Queriniana.

Michela Murgia, Cristina Oddone, Paolo Naso, Daniele Bouchard, Elizabeth E. Green, Silvia Zanconato, Simona Segoloni Ruta, Andrea Grillo, Andreas Heek, Arianna De Simone y Giusi Quarenghi también escriben en el volumen. Todos ellos componen un prisma de opiniones que alumbra un paralelismo en su trasfondo entre la cuestión femenina y la cuestión masculina sobre la que Auterio asegura que “es la base para el reconocimiento analítico de los problemas vinculados a la crisis de la masculinidad y el vector para identificar sus contrapesos decisivos”.

Los autores, subrayan, han tomado “en su totalidad el punto de partida de la reflexión de Francisco” que en la carta apostólica Patris Corde define a José como una persona normal, común. Común, pero no genérica. Porque encarna el protagonismo de “todos los que están aparentemente ocultos o en segunda línea”, tal y como escribe el Papa. En este sentido habla aún más a la Iglesia de hoy en términos de igualdad entre hombres y mujeres.

Un modelo de hombre justo, que “no asume las competencias que marcan el perímetro de su superioridad”, escribe Autiero. “En el código de su justicia se incluye una empatía expresada en términos de responsabilidad y cuidado. Y, sobre todo, surge ese factor genético de la igualdad en la dignidad, la autonomía relacional y el reparto de tareas, horizontes alejados de esa presunta convicción de identidad resultado de una construcción de roles nunca sujeta a crítica, para exponer la génesis histórica, las dependencias culturales y la inclinación al dominio”.

Un volumen lleno de ideas y, si se quiere, de diversos spin-offs. (DCM)