· Ciudad del Vaticano ·

El equipo de los refugiados devuelve al deporte la esencia de humanidad y fraternidad

Cuando el mar de Lesbos es la piscina olímpica

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
13 agosto 2021
Poco se habla pero las Olimpiadas las han ganado ellos. Sin medallas de oro ni récords mundiales. Sin himnos ni banderas. Pero sí, las Olimpiadas las han ganado los 29 atletas del equipo de refugiados organizado – como ya en Río de Janeiro en 2016 donde eran 10 – por el Comité olímpico internacional con la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados. Procedentes de 11 países – la mayor parte de Siria, y después Irán, Afganistán, Sudán del Sur, Eritrea, Irak, Camerún, Sudán, Congo, República Democrática del Congo, Venezuela – han sido acogidos en 13 países y en Tokio han competido en 12 disciplinas deportivas. Todas sus historias claman al mundo – no solo deportivo – que De Coubertin tenía razón: lo importante ...

Este contenido está reservado para suscriptores

paywall-offer
Estimado lector:
el acceso a todas las ediciones de L’Osservatore Romano está reservado para los suscriptores.
Suscríbete antes del 30 de septiembre para aprovechar el precio promocional de 20 € anuales.