· Ciudad del Vaticano ·

Observatorio

América Latina, Susana
y la reforma
del Consejo episcopale

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
03 julio 2021

Comunión, colegialidad, eclesialidad y sinodalidad. Estas palabras contienen el significado del proceso de “revolución sinodal” iniciado en 2019 por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y que ahora ha llegado a un punto crucial. En la reciente Asamblea, los obispos del continente aprobaron el proyecto de reforma. En el corazón del proyecto está la creación, a modo de prueba hasta la ratificación en 2023, de cuatro centros pastorales, - gestión del conocimiento, acción y redes pastorales, formación (Cebitepal) y comunicación -, con un obispo presidente y un consejo de laicos, religiosas y religiosos. Al frente de estas iniciativas están los laicos, entre ellos una mujer: la uruguaya Susana Nuin Nuñez. Este última, socióloga especializada en comunicación intercultural y doctrina social de la Iglesia, tiene a su cargo la coordinación de Cebitepal, entidad de formación y estudio del CELAM. “Es un gesto de gran confianza por parte de la presidencia y de reconocimiento al trabajo realizado en los 15 años en los que fui consultora y directora de dos departamentos, comunicación y escuela social”, explica. Al final de su mandato hace un año y medio, la académica fue llamada para formar parte del proceso de reestructuración desde el principio. “Para mí es un honor poder servir a una institución profética como el CELAM que ha hecho tanto por América Latina y todavía puede y debe hacer tanto. Un organismo capaz, - y en esto intuimos su profecía latente -, de basarse en la tradición sin ser prisionero de ella, capaz de renovarse y de actualizarse para responder al Pueblo de Dios hoy”. En este escenario, Cebitepal tiene una tarea delicada y crucial: hacer reales las cuatro palabras guía de la reforma, es decir, comunión, colegialidad, eclesialidad y sinodalidad. “¿Cómo? En conjunto con todas las realidades del CELAM. Cebitepal no está pensado para impartir cursos y nada más. Su dinámica es la de la encarnación, o sea, la teoría y la práctica. Teoría y práctica que son un llamamiento a la conversión, a la transformación y a la acción. De momento, estamos en una fase relacional estrechando lazos con las diferentes conferencias episcopales, con las universidades y con los organismos de formación e investigación. No para ofrecerles un “producto”, sino para reconocer lo que ya hacen y potenciarlo y hacerlo desde una perspectiva continental”.

*   *   *

A propósito de renovación, el 5 de junio la Coordinadora de Teólogas Italianas renovó su equipo directivo: la presidenta, hasta 2025, será Lucia Vantini; la secretaria será Donata Horak; y las consejeras serán Alice Bianchi, Federica Cacciavillani (tesorera), Anna Carfora, Simona Segoloni (vicepresidenta) y Rita Torti.

de Lucia Capuzzi
Periodista de Avvenire