· Ciudad del Vaticano ·

La visita del Papa Francisco por los 160 años de «L’Osservatore Romano» y los 90 de la Radio vaticana

Ir con valentía al encuentro con la gente

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
24 mayo 2021

Dejarse sorprender hasta dejarse “abofetear” — un neologismo muy eficaz — por la realidad cotidiana: es el consejo práctico sugerido por el Papa Francisco a los hombres y mujeres de su periódico, «L’Osservatore Romano», que el 24 de mayo por la mañana, encontró en la redacción en el segundo piso del Palacio Pío, después de su traslado a esta sede hace seis meses.

La ocasión de la visita fue la celebración de los 160 años del periódico y los 90 años de Radio vaticana.

El Pontífice llegó, en coche, a las 8.50. Le acompañó monseñor Leonardo Sapienza, regente de la prefectura de la Casa pontificia. Lo acogió el prefecto del Dicasterio para la comunicación, Paolo Ruffini, con el secretario monseñor Lucio Adrián Ruiz.

En el vestíbulo, el Papa saludó a los directores del Dicasterio. Siguió la visita en el segundo piso donde saludó la dirección editorial: el director Andrea Tornielli con los vicedirectores Sergio Centofanti y Alessandro Gisotti.

Francisco después visitó la redacción del Osservatore, acompañado por el director Andrea Monda. En la sala de reuniones el director y el redactor jefe Piero Di Domenicantonio le presentaron la vida cotidiana del periódico. Como regalo, entregaron a Francisco la reproducción de la primera página de la edición del día de su nacimiento (jueves 17 de diciembre 1936).

El director le mostró también el primer número del periódico (1 de julio de 1861), la edición con la encíclica Fratelli tutti (4 de octubre 2020) que supuso la reanudación de la publicación en papel — Francisco la firmó — y una significativa página de la edición del centenario (1961) con el artículo del jesuita Francesco Pellegrino (El bolígrafo y el micrófono) dedicado precisamente a la relación entre los dos “festejados”: L’Osservatore y la Radio Vaticana.

Los responsables de las ediciones en las diferentes lenguas presentaron al Papa algunos números. Entre ellos, en particular, una copia de la edición semanal en lengua malabar, que en la India es traducida por los carmelitas y ampliamente distribuida con una furgoneta, mostrando además a Francisco una foto de cómo se realiza el reparto. Asimismo, se le mostró una copia de la edición española (agosto 2017) dedicada al centenario del nacimiento de monseñor Óscar Romero, difundida, con medio millón de copias, en toda América Latina.

Finalmente, el director mostró al Papa también el último número del mensual «Mujeres Iglesia Mundo». El Pontífice dijo que apreciaba la revista por sus contenidos que son siempre «muy interesantes», como precisamente los del último número sobre las “mujeres fuera sistema”.

Sucesivamente en la capilla dedicada a la Anunciación, que se encuentra precisamente junto a la redacción del Osservatore, el Papa recitó la oración por la 55ª Jornada mundial de las comunicaciones sociales («“Ven y lo verás” – Juan 1, 46 – Comunicar encontrando a las personas donde están y como son») junto a los representantes de algunas oficinas del Dicasterio. El Pontífice después guió la oración del Ave María.

Después, en el cuarto piso, Francisco fue calurosamente acogido por los periodistas de Radio Vaticana- Vatican News. No faltaron las bromas, regalos significativos, palabras y apretones de manos.

En el Estudio 9 de Radio vaticana dirigió un saludo, en directo, a los oyentes del canal italiano de Radio Vaticana. En los micrófonos estaban Massimiliano Menichetti, responsable de Radio Vaticana - Vatican News, y Luca Collodi, responsable de canal italiano de la “Radio del Papa”.

A continuación, el Papa bajó al primer piso para saludar a los trabajadores del Open space (Sala Francisco Javier), punto de referencia de la Dirección tecnológica del Dicasterio.

La visita del Papa concluyó con el encuentro, en la Sala Marconi, con los representantes de los programas en las diferentes lenguas. Les presentó el prefecto Ruffini.

A las 9.50 Francisco regresó en coche al Vaticano.