· Ciudad del Vaticano ·

Por el cuidado de la casa común
Presentada la Plataforma de Acción Laudato si’

Entre las dificultades pero con entusiasmo creciente

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
25 mayo 2021

Se presentó durante una conferencia de prensa, el día 25 de mayo, organizada por el Dicasterio para el Servicio del desarrollo humano integral, la Plataforma de Acción Laudato si’, un proyecto que pretende, durante los próximos siete años, hacer concretas las indicaciones de la encíclica del Papa Francoisco a través de un instrumento capaz de hacer converger a cualquiera que quiera comprometerse en el cuidado de la Casa común sobre algunos objetivos específicos. Ilustramos los detalles de esta iniciativa con la intervención del cardenal Peter K. A. Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del desarrollo humano integral, en la presentación del proyecto.

Queridas hermanas y hermanos y queridos amigos

Buenos días y les doy una cordial bienvenida a esta Conferencia de Prensa que el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral ha querido organizar con motivo de la conclusión del año especial del quinto aniversario de la Carta Encíclica Laudato si’, celebrado el 24 de mayo, y para el lanzamiento de la Plataforma de iniciativas Laudato si’.

La pandemia del covid-19 del año pasado había impedido la celebración festiva, con conferencias, eventos, documental, espectáculo inmersivo (ECHO) sobre la Laudato si’ etc., del quinto aniversario de la Carta Encíclica;. pero este malestar desató la creatividad del Dicasterio, haciendo que propusiera al Santo Padre la convocatoria de un año especial de la Laudato si’, con otras tantas ricas iniciativas y actividades: Semana de la Laudato si’ (18-24 de mayo), oración común por la tierra y la humanidad (fecha del aniversario, 24 de mayo), publicación de un texto interdicasterial con las directrices operativas de la Laudato si’, un seminario web para la evaluación y el futuro de la Laudato si’ (junio), el Tiempo de la Creación (1/09 a 4/10), Reinventar el Pacto Mundial por la Educación (octubre), la Economía del Papa Francisco (febrero), el Día Mundial del Agua (22 de marzo de 2021), La acogida mundial de la propuesta y celebración de un año especial de Laudato si’ ha sido fabulosa y generosa.

Con gran entusiasmo, las Iglesias locales, las asociaciones y los movimientos, y muchos otros han respondido a la llamada del Papa Francisco para cuidar nuestra casa común. Nacen los jardines y las capillas vivas de Laudato si’, lugares no sólo hechos de árboles, sino que nacen de una feliz interconexión entre el territorio, el hombre y sus actividades educativas, sociales, económicas, respetando los ecosistemas y la biodiversidad. Por ejemplo, la Iglesia de Bangladesh, con 400.000 católicos, plantó más de 700.000 árboles durante el año, casi dos por cada bautizado. La joven Vivianne Harr recibe un millón de dólares del cofundador de Twitter para plantar árboles y detener el avance del Sahara. Estos son los primeros frutos visibles del año especial de aniversario, que ha concluido en estos días con la Semana Laudato si’.

Para dar testimonio de la entusiasta recepción de la propia Encíclica Laudato si’, el Dicasterio publica el Lector Laudato si’, que contiene testimonios del impacto y las experiencias de diferentes personas en todo el mundo sobre Laudato si’. El libro subraya que Laudato si’ no es una historia lejana, sino una encíclica que está en el corazón de nuestro entorno natural y social.

Con esta conferencia de prensa, el año especial de Laudato si’ llega a su fin, pero sólo para señalar la inauguración de siete años de actividad para continuar y concretar el mensaje de la Encíclica en las Iglesias locales.

Seis años después de la carta encíclica Laudato si’, es bueno mirar el mundo que estamos dejando a nuestros hijos, a las generaciones futuras. La pandemia nos ha hecho reflexionar y nos ha enseñado mucho, pero el grito de la Tierra y de los pobres es cada vez más desgarrador, y el mensaje de nuestros científicos y de nuestros jóvenes es cada vez más alarmante: estamos destruyendo nuestro futuro. Nuestra familia humana y no humana en su conjunto está en gran peligro, y no tenemos más tiempo para esperar o retrasar. Es de suma importancia que limitemos el aumento de la temperatura media mundial dentro del límite crucial de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales, ya que superarlo sería catastrófico.

Debemos escuchar y responder a la ciencia, a este grito de la Tierra, de los pobres y de nuestros hijos. Debemos escuchar la frustración y la ira de los jóvenes hacia nuestra generación; debemos escuchar su mensaje de esperanza y creatividad y actuar ahora para garantizar un futuro mejor para ellos y para las generaciones venideras. Debemos tomar conciencia dolorosa, atrevernos a transformar lo que ocurre en el mundo en sufrimiento personal, y reconocer así la contribución que cada uno puede hacer.

Ahora, más que nunca, es el momento de actuar, de hacer algo concreto. Todos nosotros podemos cambiar por un futuro justo y sostenible, debemos pensar en nuevos modelos, rechazar comportamientos vitales cuestionables y emprender otros nuevos. Debemos reconocer nuestro papel como ciudadanos verdes y hacer del mundo un lugar más verde y mejor, más sano para nosotros y sostenible para nuestras vidas. El Papa Francisco ha llamado a todos a unir fuerzas, a soñar y a “preparar el futuro”. Esto significa reconocer que aunque las cosas parezcan sombrías, porque no están talladas en piedra, vale la pena buscar modelos económicos que ayuden a la humanidad a crear un mundo más justo, no a volver a un mundo de desigualdad.

Al tiempo que tratamos de prepararnos para el futuro, también podemos reconocer que es el momento de aprovechar las nuevas oportunidades. No hay sostenibilidad sin equidad, sin justicia y sin involucrar a todos, especialmente a los más pobres y marginados; debemos involucrar todas las voces y la sabiduría disponibles. Con esto en mente, el Dicasterio se complace en anunciar que el año Laudato si’ desembocará en un proyecto de acción concreto, la Plataforma de Iniciativas Laudato si’, un viaje de siete años hacia la ecología integral que se explicará en detalle durante esta conferencia. Como nos recuerda el Papa Francisco, mitigar los efectos del desequilibrio actual depende de lo que hagamos ahora, y me uno a su Santidad para invitarles urgentemente a todos a renovar el diálogo sobre cómo estamos construyendo el futuro del planeta. Todos podemos trabajar juntos por el cuidado de la creación, y me gustaría concluir con una frase de la encíclica: la esperanza nos invita a reconocer que siempre hay una salida, que siempre podemos cambiar de rumbo, que siempre podemos hacer algo para resolver los problemas. Depende de nosotros.

de Peter K. A. Turkson