Para el voto sobre siete causas de canonización, entre ellas la del beato Charles de Foucauld

El Papa ha llevado a cabo
un Consistorio ordinario público

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
03 mayo 2021

El Papa Francisco celebró, en la mañana del lunes 3 de mayo, el Consistorio público ordinario para la canonización de los Beatos: Lázaro, conocido como Devasahayam, laico, mártir; César de Bus, sacerdote, fundador de la congregación de los Padres de la Doctrina Cristiana; Luigi María Palazzolo, sacerdote, fundador del Instituto de las Hermanas de los Pobres - Instituto Palazzolo; Giustino Maria Russolillo, sacerdote, fundador de la Sociedad de las Divinas Vocaciones y de la congregación de las Hermanas de las Divinas Vocaciones; Charles de Foucauld, sacerdote diocesano; Maria Francesca di Gesù (nacida: Anna Maria Rubatto), fundadora de las Terciarias Capuchinas de Loano; Maria Domenica Mantovani, cofundadora y primera superiora general del instituto de las Hermanitas de la Sagrada Familia.

El Santo Padre llegó hacia las 10 de la mañana a la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico Vaticano, donde le esperaban 45 cardenales, entre ellos Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio, y Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. También estuvieron presentes los arzobispos Edgar Peña Parra, Sustituto de la Secretaría de Estado, Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados, Jan Romeo Pawłowski, Secretario para las Representaciones Papales, Ilson de Jesús Montanari, Secretario de la Congregación para los Obispos y Secretario del Colegio Cardenalicio, y Fabio Fabene, Secretario de la Congregación para las Causas de los Santos, con el padre Turek Boguslaw, Subsecretario del mismo Dicasterio.

A continuación se celebró la Tercera Hora, con la recitación alterna de los salmos 18 y 7 y la proclamación de la lectio brevis tomada de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (5, 19-20). A continuación fue el turno del cardenal Semeraro para alegar las causas, precedido por la lectura en italiano de un breve perfil biográfico de los siete.

El obispo de Roma, tras recibir la opinión de los cardenales, decidió inscribir a los siete beatos en el registro de los santos. La fecha de la canonización se establecerá más adelante.

Siguió la Optatio de ocho cardenales del orden de los diáconos al orden de los presbíteros: a petición de los cardenales Amato, Sarah, Monterisi, Koch, Piacenza y Ravasi, los respectivos diáconos de Santa Maria in Aquiro, de San Giovanni Bosco en Via Tuscolana, de San Paolo alla Regola, de Nostra Signora del Sacro Cuore, de San Paolo alle Tre Fontane y de San Giorgio in Velabro fueron elevados pro hac vice a los títulos presbiterales. El arzobispo secretario del Colegio de Cardenales presentó la misma petición al Pontífice en nombre de los cardenales ausentes Burke y Brandmüller. A ellos, también, el Papa Francisco les concedió mantener sus respectivas diaconías de Sant'Agata de' Goti y San Giuliano dei Fiamminghi elevadas pro hac vice a títulos presbiterales.

Inmediatamente después, el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Papales, Monseñor Guido Marini, invitó a Monseñor Leonardo Sapienza, Protonotario Apostólico, a redactar el instrumento público ad perpetuam rei memoriam.

A continuación, en torno a las 10.30, el Pontífice abandonó la Sala del Consistorio.