· Ciudad del Vaticano ·

Carta del Papa por la apertura del Año jubilar en Isla del Gran Sasso

El estilo de san Gabriel

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
27 febrero 2021

«Especialmente en este tiempo de emergencia sanitaria, y de consecuente fragilidad económica y social, es necesario que los discípulos del Señor sean cada vez más instrumentos de comunión y de fraternidad, extendiendo a los otros la caridad de Cristo e irradiándola con actitudes concretas de cercanía, de ternura y de entrega». Y para hacerlo el Papa Francisco propone como actualísima referencia a san Gabriel de la Dolorosa: un Año jubilar a los cien años de su canonización se abrió el sábado 27 de febrero, día de su memoria litúrgica.

Para la ocasión el Pontífice envió una carta a monseñor Lorenzo Leuzzi, obispo de Téramo-Atri, que a las 11 presidió la celebración eucarística y abrió la Puerta santa en el santuario de la Isla del Gran Sasso, dedicado al «joven santo» pasionista. Estaban presentes los obispos de Abruzzo y Molise.

En la carta, dada a conocer durante la celebración, el Pontífice afirma que el testimonio de san Gabriel «fue tan extraordinario y singular que podría señalarse como modelo para toda la Iglesia, especialmente para las nuevas generaciones». Y es precisamente el redescubrimiento de la actualidad de este testimonio el sentido de las intensas celebraciones que tienen como tema «Con los jóvenes, protagonistas en la historia» y se concluirán el 27 de febrero de 2022.

El Papa Francisco, en la carta, deseó «que los eventos programados puedan reavivar el afecto y la devoción de los que ven en este santo tan amado un testigo ejemplar del Evangelio y un intercesor ante Dios».

Gabriel era un joven de su tiempo (murió a los 24 años, el 27 de febrero de 1862), «lleno de vida y de entusiasmo, animado por un deseo de plenitud que lo empujaba más allá de las realidades mundanas o efímeras, para refugiarse en Cristo. Todavía hoy – escribe el Papa – él invita a los jóvenes a reconocer en sí mismos el deseo de vida y de realización, que no puede prescindir de la búsqueda de Dios, del encuentro con su Palabra sobre la cual anclar la propia existencia, del servicio a los hermanos, especialmente a los más frágiles».

«Con su vida, breve pero intensa, dejó una huella que ha perdurado en toda su eficacia» prosigue el Pontífice. «Que el ejemplo de este joven religioso pasionista pueda guiar el camino de las personas consagradas y de los fieles laicos en la tensión de amor hacia Dios y hacia el prójimo».

En conclusión, Francisco expresa el deseo de que el Año jubilar ayude a «redescubrir al Señor, viéndolo en el rostro de cada hermano y hermana a los cuales ofrecer consuelo y esperanza».

La celebración jubilar — pospuesta en un año a causa de la emergencia debida al covid-19 (la canonización tuvo lugar de hecho el 13 de mayo de 1920)— está organizada por la diócesis de Téramo -Atri junto con la Congregación de los padres pasionistas. «Se trata de un evento de carácter pastoral, cultural y social» explican los promotores. «Habrá encuentros para estimular, en todos los campos, la reflexión sobre la figura de san Gabriel en su significado eclesial y moral.

En particular se encuentra: la vigilia mariana internacional el 8 de mayo, el 24-25 el Jubileo dedicado a los jóvenes y el 7 de agosto la peregrinación nocturna a Téramo - Isla del Gran Sasso.

Se reservará gran atención también a los ámbitos de la escuela, de la universidad y de los centros de investigación. Y así el 7-8 de mayo se celebrará el congreso internacional sobre el tema: «Los adolescentes y el pacto educativo global inter-generacional», y el 28-29 el meeting internacional: «La ciencia por la paz». Del 30 de septiembre al 2 de octubre se celebrará el cuarto Forum internacional del Gran Sasso y de la Conferencia euro-africana de los rectores sobre el tema: «Ampliar los horizontes de la caridad por un nuevo proyecto social».

En calendario también los jubileos dedicados, entre otros, a los movimientos eclesiales, a las fuerzas del orden y a las instituciones, a la familia laical pasionista, a los peregrinos, a los enfermos, a las cofradías, a los artistas, a los deportistas, a los motociclistas, a los estudiantes, a los niños, al voluntariado, a los universitarios y a los trabajadores.