· Ciudad del Vaticano ·

En el Ángelus el Papa recuerda al sin techo nigeriano de 46 años encontrado sin vida a pocos metros de la plaza de San Pedro

El “viernes santo” de Edwin muerto de frío

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
25 enero 2021

«Pensemos en Edwin. Pensemos qué sintió este hombre, de 46 años, en el frío, ignorado por todos, abandonado, también por nosotros». Conmovido, el Papa Francisco recordó así al finalizar el Ángelus del domingo la dramática muerte de Edwin, el sin techo nigeriano encontrado sin vida pocos días antes cerca de la plaza de San Pedro. Era «el pasado 20 de enero», explicó el Pontífice, y «su historia se añade a la de otros muchos sintechos recientemente fallecidos en Roma en las mismas circunstancias dramáticas». De aquí la exhortación a pensar en Edwin y a rezar por él, con una advertencia: «San Gregorio Magno —dijo el Papa Francisco relanzando y actualizando el mensaje del predecesor que vivió en la Edad Media — ante la muerte por frío de un mendigo, afirmó que ese día no se celebrarían Misas, porque era como el Viernes Santo». Y también en el signo de la cercanía a los sin techo, el cardenal limosnero Konrad Krajewski presidió la mañana del lunes 25, el funeral de Roberto Mantovani, de 64 años, que pasó parte de su vida en la plaza de la Ciudad Leonina, a dos pasos del Vaticano. “Robertino”, como lo llamaban todos, gracias a Dios no murió de frío, porque se había mudado a un albergue en la estación Termini de Roma, donde falleció. Junto al limosnero pontificio, en la parroquia San Pío X en Balduina, concelebraron el funeral el cardenal George Pell, el arzobispo Arthur Roche, y una decena de sacerdotes.

Ángelus