· Ciudad del Vaticano ·

Jóvenes protagonistas del mañana

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg

Presentado el evento «The economy of Francesco»

27 octubre 2020

Dos mil chicos y chicas de 115 países de los cinco continentes participarán on line en el encuentro «The economy of Francesco. Papa Francisco y los jóvenes de todo el mundo por la economía del mañana». Quien dio las cifras y datos del encuentro — que, anunciado en mayo del 2019 y previsto para el pasado mes de marzo, se realizará vía web, por causa de la emergencia sanitaria, del 19 al 21 de noviembre — fue el padre Enzo Fortunato, portavoz de la comunidad franciscana del Sacro convento de Asís y responsable de la estructura informativa del evento, durante la presentación que tuvo lugar en streaming en la Sala de prensa de la Santa Sede el martes por la mañana, 27 de octubre.

Serán 12 las conexiones establecidas con 115 naciones durante 4 horas al día. En el segundo día de trabajo incluso habrá una maratón online de 24 horas con la contribución de más de 20 países. Los inscritos, explicó, podrán interactuar de forma remota con los relatores.  Hasta la fecha, hay unos 300 periodistas acreditados.

Haciendo referencia a la pandemia, el franciscano conventual hizo notar que «está exponiendo el sistema económico actual» poniéndolo frente a elecciones decisivas. De aquí la necesidad de «regenerarse a través de ese camino que san Francisco ayer con sus hijos y el Papa hoy han indicado a la sociedad de entonces y a la de hoy». En la práctica, añadió el padre Fortunato, estamos llamados a «repensar en las perspectivas que soñamos». Después citó los escritos del Pobrecillo de Asís: «Y yo trabajaba con mis manos y quiero trabajar… Quiero que todos trabajen». Expresiones que sintetizan de forma «emblemática el momento histórico que estamos viviendo».

En su intervención, Luigino Bruni, profesor de economía política en la Libera Universidad María Santísima Asunta (Lumsa) de Roma y responsable científico de «The Economy of Francesco», subrayó que este encuentro se ha convertido en «el mayor movimiento de jóvenes economistas y emprendedores del mundo». Antes del confinamiento, se había pensado en dividir la reunión en dos partes: un pre-evento de dos días con 500 jóvenes y el encuentro en sí de tres días abierto a 2.000 personas. La emergencia covid-19, explicó Bruni, ha producido un efecto colateral e imprevisto, porque el pre-evento de dos días se ha convertido en 9 meses. De hecho, desde marzo hasta hoy casi mil jóvenes han trabajado activamente en las 12 “aldeas temáticas”, dando vida a un auténtico movimiento difundido en todo el mundo. Esto, indicó, es «ya el primer resultado grande e importante de “The Economy of Francesco”: jóvenes comprometidos por una economía nueva, a la altura de los tiempos nuevos, que están mostrando la obsolescencia de la economía del siglo XX,  pero también de esa anterior a enero del 2020». De hecho, aclaró, «hemos entrado en la era de los bienes comunes y es necesaria una economía nueva». No basta con una «economía green para tener una economía de Francisco. Es necesaria también la inclusión de los pobres, el protagonismo de los jóvenes, la cultivación de la vida interior».

Les hizo eco sor Alessandra Smerilli, profesora de economía política en la Pontificia facultad de Ciencias de la educación Auxilium y miembro del comité científico, la cual recordó que los jóvenes no han estado solos en estos 9 meses de trabajo a distancia. Las actividades han estado divididas en las 12 “aldeas temáticas”: trabajo y cuidado; management y don; finanzas y humanidad; agricultura y justicia; energía y pobreza; beneficio y vocación; políticas para la felicidad; CO2 de la desigualdad; negocios y paz; la economía es mujer; empresas en transición; vida y estilos de vida.

Las actividades de cada “aldea”, explicó la religiosa, fueron coordinadas por dos figuras elegidas por el comité científico y de media por una decena de colaboradores con experiencia en los ámbitos de economía, empresa, management, finanzas, pobreza, desarrollo, innovación, trabajo, recursos naturales. Se trata de economistas, empresarios, managers, ingenieros, comunicadores, representantes de instituciones, asociaciones y movimientos. Los adultos, indicó, «han sabido estar al lado de los jóvenes para acompañarlos, dar un feedback a sus propuestas, ayudarlos a combinar ideales y posibilidades reales».

Se han organizado unos 300 eventos «Towards economy of Francesco» y una serie de “on-life” webinar muy participativos, titulados «Moving towards a post-Covid better world», que concluyó en octubre, con un total de 27 seminarios online en streaming en el canal youtube oficial del evento internacional «The Economy of Francesco» y traducidos en 4 lenguas. Han participado más de 40 ponentes senior, y más de 100 jóvenes de todo el mundo. Un tema transversal a tantas aldeas, subrayó la religiosa, es la «reevaluación de la atención (care) dentro de la sociedad y la economía, como clave para configurar el futuro, junto con la necesidad de una perspectiva más femenina y una mayor participación de las mujeres para una economía y unas finanzas más inclusivas».

Sucesivamente Francesca Di Maolo, presidente del instituto Seráfico de Asís y miembro del comité organizador, anunció que el encuentro se abrirá con un vídeo realizado por los chicos discapacitados de la estructura que ella preside. El vídeo Habla del sueño secreto custodiado en su alma.

Di Maolo explicó que no hay desarrollo «ni futuro si no cuidamos la vida más frágil e indefensa». El intento es el de lanzar un llamamiento estando «junto con nuestros jóvenes que representan la encarnación del límite y de la vulnerabilidad humana, pero también junto con nuestros médicos, enfermeras, terapeutas, trabajadores de la salud y educadores». Di Maolo también añadió que el Seráfico participa para dar voz a «tantas personas heridas por la pobreza, el límite, la enfermedad y el abandono».

Desde Argentina, finalmente, Florencia Locascio, dijo que en diferentes países se están organizando para participar en el evento de Asís reunidos en pequeñas comunidades territoriales.