· Ciudad del Vaticano ·

Recorridos

La palabra que no estaba

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
26 septiembre 2020

“La idea me vino de lejos, pero al principio ni siquiera tenía la palabra para decirla”. Nace de una palabra que no existe, la Orden del Hermanamiento.  Existen “hermandad”, “fraternidad”, pero no la hay, explicaba la fundadora Ivana Ceresa al relatar los inicios, un término para indicar un vínculo profundo entre mujeres que no es de sangre. Una ausencia lingüística que también es simbólica, subrayaba la teóloga de Mantua nacida en 1942 en Rivalta en el Mincio y fallecida en 2009.

Y siempre es la palabra aplastada a un solo género, el masculino, la bombilla que había encendido en ella el deseo de hacer aquello de lo que buscaba el nombre.

Un día, cuenta en una entrevista, va a misa en la iglesia de San Andrés en Mantua. Todas son mujeres, pero el celebrante dice “Rezad, hermanos”. “Le miraba y pensaba: ¿pero qué dice?”. No se detiene en el asombro. “Después de la misa, fui a la sacristía y le dije cuatro cosas. Le dije: ¿no te da vergüenza, no te da vergüenza llamarnos hermanos cuando éramos todas mujeres?”.

En otro de sus escritos afirma: “Si digo: todos los hombres están llamados a la salvación, no digo la verdad, estoy usando un lenguaje que me esconde”. Que oculta la diferencia de ser mujer. Decisiva también en la fe. También delante de Dios. He aquí la intuición que después se convertirá en un libro, el más importante: Decir Dios en femenino.

Pero Ceresa da un paso más. No se detiene con el descubrimiento intelectual. Decide, junto con unos amigos, hacer una práctica. Verificarlo, entre mujeres, en la experiencia. Necesitamos “un viaje de éxodo de la homologación al masculino”, se lee en la Regla de la Orden. Pero sólo es posible a través de la relación entre mujeres que buscan, en una relación de “autoridad” y “confianza” (conceptos centrales en el pensamiento de Ceresa) dar concreción a esa intuición.

Nace entonces la Orden del Hermanamiento, una asociación de “mujeres convocadas por el Espíritu Santo para hacer visible la presencia de la mujer en la Iglesia y en el mundo”, especifica la Regla.

Para llegar el camino ha sido largo. El primer encuentro fundamental para Ivana Ceresa es con la abuela, una mujer fuerte, de fe, expresión de ese matriarcado que gobernó tantas campañas en el Norte. De su figura recibe la inspiración para ser teóloga. Pero en esa época, estamos a finales de la década de 1950, la profesión estaba cerrada a las mujeres. En 1960 se matriculó en la Universidad Católica. “Si no puedo estudiar teología como un hombre, estudiaré literatura como lo hace un mar de mujeres”, se dice. Llega el segundo encuentro, decisivo. Con Luisa Muraro, filósofa del pensamiento de la diferencia. Ambas son invitadas al Marianum University College de Milán.

Ivana Ceresa regresa a Mantua, se casa y enseña literatura en la escuela secundaria. Pero nunca deja de cultivar la pasión por la investigación teológica. Llega la temporada de la contestación: “En esos años teología para recurrir: autoritarismo, conformismo, misoginia, capitalismo y todo lo demás”. Pero sigue buscando una paridad que no existe. Después, en los años ochenta, el tercer encuentro fundamental. Con la comunidad filosófica Diotima de la Universidad de Verona, que difunde el pensamiento de la diferencia. Ivana Ceresa entiende que el problema, incluso en la Iglesia, no es ser como los hombres, sino reivindicar el ser femenino.

Son años de estudio y debate, encuentra Luisa Muraro, que se ha convertido en la principal teórica en Italia del pensamiento de la diferencia, la Librería de las Mujeres de Milán.

Ceresa, sin embargo, también es una mujer de fe. Y siente cada vez más la urgencia de realizar estas intuiciones en la realidad eclesial. Porque, le gusta repetir, “Iglesia y mundo son una hendíadis”. Estudia teología femenina, relee la historia de los santas y madres de la Iglesia. Realiza conferencias, seminarios, lecciones en la Escuela de Cultura Contemporánea de Mantua.

Después de una de las muchas conferencias, se encuentra con algunas amigas para compartir el deseo de reflexionar juntas y más constantemente sobre estos temas. Una tarde Martina Bugada [1], iconógrafa y amiga suya, fue a visitarla. Me habla de ese día de la siguiente manera: “Me dijo: ‘He pensado en esta palabra: hermanamiento. Me vino esta palabra que no existía’. Incluso el ordenador la rechazaba, no estaba prevista”. Hermanamiento es la traducción de sorority, un término en inglés que se usaba en las universidades para indicar grupos de estudiantes universitarias, afiliadas por un vínculo de comunidad que no era de sangre. Ceresa lo retoma de la teóloga Mary Daly, autora de Más allá del Padre, que extiende su uso. Es 1994, todo comienza ahí. Pero hay que comprobar todas las luces. “Si Martina dice que sí — reflexiona Ivana — seguimos adelante”. Martina dice que sí. Y después de ella otra, y otra. Se vuelven veinte, luego treinta. Se dividen en varios grupos para mantener un debate más eficaz. Se encuentran unas veces en casa de una, otras en casa de otra.

“Mi aspiración — dice la fundadora de la Orden del Hermanamiento — era ver a un grupo de mujeres unirse para aprender a apoyarse, a reconocerse como mujeres, a entender que el mundo no es neutral y que ellas no quieren ser el neutro sino que quieren ser en femenino”.

La intuición la basa en la historia de la Iglesia donde encuentra algunas precursoras: las Beguinas del Norte, Clara de Asís con sus compañeras, Angela Merici, la fundadora de las Ursulinas, Juana Francisca Chantal, fundadora de la Orden de la Visitación de Santa María. En estas huellas encuentra consuelo en el don que el Espíritu Santo, dice, le ha dado: “Yo daba voz a mi deseo de llevar el mundo al mundo, la Iglesia, el presente, en definitiva, y el futuro también en femenino”.

El 18 de marzo de 2002, el obispo de Mantua, monseñor Egidio Caporello, reconoció a la Orden del Hermanamiento  como una asociación de fieles que, citando el artículo 1 de la Regla, desean “vivir la fe cristiana según las diferencias femeninas en la Iglesia Católica local, siguiendo los pasos de cuantas, en tiempos lejanos y recientes, las precedieron”. Hoy son unas cuarenta, divididas en seis grupos: cinco en Mantua, uno en Milán. Cada uno dedicado a María. Hay mujeres casadas, solteras, consagradas, mujeres no creyentes o mujeres de otras confesiones religiosas (actualmente hay una valdense). Se reúnen una vez, dos veces al mes, para reflexionar sobre las figuras de santas, textos de teólogas o para discutir temas de actualidad. Una vez al año se reúnen todas juntas durante dos o tres días.

Cada grupo tiene una presidenta en rotación según el momento de entrada al grupo. Una vez al año, el día de la Fiesta de Santa María Incoronata, a la que está dedicada la Orden, se elige por sorteo la presidenta de todas los hermanamientos. En obediencia a uno de los fundamentos de esta experiencia: “la autoridad femenina  — me explica Martina — es el reconocimiento mutuo entre dos o más mujeres que se apoyan en cuanto a sus deseos y según el propósito que quieren perseguir”.

Un concepto que Ivana Ceresa explicaba a partir de la imagen de la Visitación: dos mujeres, María e Isabel, se encomiendan la una a la otra, en una confianza que nace del reconocimiento de la autoridad de la otra. Antítesis del poder. Hoy el hermanamiento  también tiene un icono (en la página 27), escrito por Martina Bugada [1]. La Virgen y el Niño en el centro, a la derecha y a la izquierda las mujeres que inspiraron esta experiencia: Angela Merici, Teresa Fardella, Osanna Andreasi, Paola Montaldo, Speciosa.

de Elisa Calessi

[1] Martina Bugada “Martina testifica y continúa una línea femenina de la práctica de los iconos, y la referencia es a Maria Sokolova (1899-1981), primera maestra de la Escuela Lavra de San Sergio y Sergiev Posad, una de las escuelas de iconografía más importantes de Rusia, a la que Martina asistió” [del texto de Nella Roveri en Enciclopedia de las mujeres - http://www.enciclopediadelledonne.it/biografie/martina-bugada/].Intitulado a María S. Coronada

 

Intitulado a María S. Coronada


Nacimiento
en 1996 en Mantuva
Fundadora Ivana Ceresa (1942-2009)
Reconocimiento 18 de marzo de 2002 por el obispos de Mantova Egidio Caporello
Otras sedes Mantua, Ostiglia, Asola, Grazie, Milán