· Ciudad del Vaticano ·

Dar lo mejor de sí en el campo y en la vida

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg

Antología de los pensamientos del Pontífice

29 agosto 2020

Los cinco anillos entrelazados, símbolo y bandera de los Juegos Olímpicos, representan el espíritu de fraternidad que debe caracterizar el evento olímpico y la competición deportiva en general.

(Al Comité Olímpico Europeo, 23 de noviembre de 2013)


La discapacidad que experimentáis en algún aspecto de vuestro físico, a través de la práctica del deporte y de la sana competición, se convierte en un mensaje de aliento para todos aquellos que viven situaciones similares a la vuestra, y se convierte en una invitación a comprometer todas vuestras energías para hacer juntos cosas hermosas, superando las barreras que podemos encontrar a nuestro alrededor, y en primer lugar las que están dentro de nosotros. Vuestro testimonio es un gran signo de esperanza.

(Al Comité Paralímpico Italiano, 4 de octubre de 2014)


Me gustaría instar a cada uno de vosotros a que os involucréis no sólo en el deporte sino en la vida, en busca del bien, del verdadero bien, sin miedo, con coraje y entusiasmo. Incolucraos con los demás y con Dios, dando lo mejor de vosotros mismos, gastando vuestras vidas por lo que realmente vale la pena y lo que dura para siempre. Poned vuestro talento al servicio del encuentro con la gente, de la amistad, de la inclusión.

(A la Federación Italiana de Tenis, 8 de mayo de 2015)


No os dejéis “contagiar” por la falsa cultura deportiva, la del éxito económico, la de la victoria a toda costa, la del individualismo. Hay que redescubrir el deporte “amateur”, el de la gratuidad, el deporte por el deporte.

(A la Delegación de atletas de las Olimpiadas Especiales Italia, 9 de junio de 2015)


Os animo, queridas amigas y queridos amigos deportistas, a vivir cada vez más vuestra pasión como una experiencia de unidad y solidaridad. Los verdaderos valores del deporte son particularmente importantes para enfrentar este tiempo de pandemia y, sobre todo, la difícil reanudación. Y con este espíritu os invito a correr, juntos, la carrera de la vida. Gracias por todo lo que hacéis.

(Vídeomensaje por el encuentro Meeting We Run Together, 20 de mayo de 2020)