· Ciudad del Vaticano ·

Almea y la herencia de la abuela: “Del restaurante al comedor de los pobres”

Algunas mujeres reciben ayuda en el Centro San José (de La goccia.it)

La selva silenciosa de Etiopía

26 septiembre 2020

La comida, después las duchas, las camas, la escuela. Y el Gobierno le encomienda los chicos de la calle


En un momento de su vida, Almea Bordino siente que cocinar en su restaurante de Addis Abeba ya no le basta, y que tiene que ayudar a los pobres y desesperados agolpados en las aceras, que no tienen qué comer, ni la posibilidad de alimentar a sus hijos: y así comienza a repartir comida y agua a los que no tienen nada. Es 2002: Almea divide su tiempo entre su negocio de restauración, sus hijos pequeños y ayudar a los más pobres. Sigue así hasta 2014, luego cierra el restaurante y de ahí se dedica exclusivamente a los últimos.

Se muda a una casa de pocas habitaciones en pleno centro de la capital de Etiopía, el segundo país más poblado del continente africano, dos años después del fin del último conflicto con Eritrea que costó la vida a 50 mil personas, una guerra que estalló por un territorio en disputa, que a pesar del deshielo y la firma de un costoso acuerdo, concluye en 2018 con el histórico abrazo entre el primer ministro etíope Abiy Ahmed (premio Nobel de la Paz) y el presidente de Eritrea Isaias Afewerki. Es el año en el que en Addis Abeba los pobres aumentan visiblemente, incluso con el flujo de eritreos. La historia de esta mujer ítalo-etíope, hermosa y sonriente, hoy de 53 años y rostro de niña con una cascada de cabello negro, continúa en periferia extrema de la ciudad, donde se muda para tener más espacio, una casa más grande a solo unos pocos pasos de los barrios habitados por los pobres que llegan a la capital desde zonas rurales, expulsados ​​de los campos de guerra y la caristía que aquí sin embargo encuentran solo chozas de chapa, hambre y desesperación: en esta casa, hace dieciocho años, en el corazón de la megalópolis africana, nació oficialmente el centro benéfico San José de Almea Bordino.

Es un comedor para los pobres, al principio, y Almea, junto con un fraile capuchino, el padre Tommaso Bellesi, distribuye comida y agua a todos los desamparados de la ciudad: lo hace con sus manos, mirando a la cara a hombres, mujeres y niños agotados por el hambre y la sed, la otra cara de la metrópoli africana, que Menelik II ​​quiso llamar la “Nueva flor” de África. Una vez al día, les da a los pobres de estos barrios un cuenco de ingiera, pan local hecho de toff, con wott, la salsa picante etíope y un poco de agua.

“La pobreza me rodeaba, familias enteras de mendigos vivían y viven acampadas en las aceras. Sentí la necesidad de comprometerme con el prójimo, con los más pobres, y fue así como decidí cerrar definitivamente el restaurante y ponerme al servicio de los más necesitados. Es el Señor quien me lo pidió”, dice simplemente. Pasan pocos meses y ahí, en esa casa de periferia, Almea comienza a ofrecer más, también una ducha, y escucha, trata de entender qué necesitan esas personas que viven en condiciones tan desesperadas. “Se necesitaba de todo, no solo comida —- cuenta Almea por WhatsApp, finalmente en casa después de una jornada de trabajo en el Centro San José — Esas personas también pedían escuela, educación para sus hijos, consejos, asistencia, medicinas, y comenzamos a organizarnos para responder todas sus necesidades”. El Centro se amplía, los servicios ofrecidos se multiplican y también la generosidad de las donaciones, sin las cuales nada hubiera sido posible. Además de las comidas, Almea logra ofrecer duchas, ropa, asistencia médica, escuela y uniformes, préstamos para pequeñas empresas, conexiones de luz y agua, una casa. Catorce mil pobres encuentran ayuda y asistencia en el Centro San José. Almea no duda en sacrificar incluso su vida con su marido (que al principio no entiende y serán necesarios años antes de volver a su lado, finalmente participante y solidario), optando por dedicarse a sus dos muy pequeños hijos por la noche, al regresar del trabajo al servicio de los últimos. Al principio está sola con el fraile capuchino, ahora con ellos están 10 voluntarios y 33 trabajadores con contrato. Su transporte para los débiles lo cuenta así: “Nací en Asmara, y de pequeña veía a mi abuela que acogía en su casa a los leprosos, los mendigos, los enfermos: les curaba, les lavaba, les daba de comer, desatando los agravios de los hijos, de mi madre que se quejaba de que traían pulgas y piojos a la casa. Bueno, desde entonces los pobres han sido un imán para mí”.

Pero ahora algo ha cambiado. El gobierno de Addis Abeba, que es parte del gobierno federal de Etiopía, incluso antes de que estallara la epidemia de coronavirus, le pidió a Almea que se ocupara de los niños de la calle que esnifan pegamento. Son muchos, sesenta mil según estimaciones oficiales, vienen de toda Etiopía, tienen entre 10 y 16 años, viven debajo de puentes y en alcantarillas, o en paradas de autobús, debajo de las marquesinas, son los descartes de la sociedad. Algunos son seropositivos, hay niñas que se prostituyen para sobrevivir. Esnifan pegamento para soportar mejor el frío y el hambre. Se apilan en el Bloque de Addis Abeba, periferia de la ciudad, un cobertizo de chapa y nada más, pero el gobierno quiere construir una casa, por eso Almea además de dedicarse a los 1.200 niños que van a la escuela, a los que asisten a los cursos de artesanía, a los enfermos de elefantiasis, ahora piensa en los niños de la calle. Algún problema se encuentra. “Queríamos unir nuestros tres centros en un edificio grande, pero estamos estancados. No oculto que estoy en crisis. Me pregunto si el Señor, con estos obstáculos, no me está enviando una señal”. Almea dice que la fe la ayudará a decidir lo mejor.

de Lilli Mandara