· Ciudad del Vaticano ·

«Curamos los pigmeos en el corazón del Ecuador sin médicos, ni energía eléctrica»

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg

El bosque silencioso Rep. Centroafricana

29 agosto 2020

Sor Donata Ferrari, de Maranello al hospital de Zomea, 50 camas y paneles solares


Para hablar por teléfono con la hermana Donata Ferrari, es necesario concertar una cita y esperar, incluso semanas, antes de que la misionera comboniana abandone Zomea, una pequeña aldea en el bosque ecuatorial de la República Centroafricana, y aborde 150 kilómetros de camino lleno de baches a bordo de un vehículo todoterreno para llegar al capital Bangui.

El viaje dura medio día, y en la ciudad la hermana Donata encuentra ese mundo que no puede alcanzarla en medio del bosque. Aquí puede utilizar la línea telefónica e Internet. En Bangui también hay electricidad, ausente en el pueblo de Zomea, donde la monja modenesa regresó a principios de 2019 a un pequeño hospital, el único centro de salud de la región y el único dispensario de la zona, fundado por la diócesis polaca de Tarnow y gestionado conjuntamente a las combonianas al servicio de los últimos que en este territorio son los pigmeos, una etnia que poco a poco va abandonando el nomadismo y que siempre ha estado sujeta al grupo históricamente dominante –  los bantú.

El ambulatorio de Zomea, con cincuenta camas, funciona con paneles solares y un generador para emergencias. Hace dos años el Papa Francisco donó dos mil euros para activar más recursos energéticos, un cheque que llegó gracias a la visita de una delegación del hospital romano del Bambino Gesù. Aquí llegan madres con niños desnutridos o enfermos de malaria, principal causa de muerte infantil en este lugar de África. “No tenemos médicos de verdad, las operaciones urgentes las realiza una enfermera con una larga experiencia en quirófano. Los médicos son muy pocos en la República Centroafricana. Para esterilizar las planchas tenemos que esperar hasta que haya un número determinado para ahorrar en los costes de la operación”, dice la hermana Donata, hablando en una llamada telefónica de whatsapp que va y viene. Es el mismo canal con el que llama cada dos semanas a su familia en Maranello, una localidad del norte de Italia conocida en todo el planeta por ser el hogar de la marca Ferrari: idéntico apellido, pero solo es una coincidencia.

“Desde pequeña soñé con ser misionera en África y luego sucedió que, al crecer, me convertí en enfermera y me fui primero a Uganda y luego a Zambia”. A los veintisiete años, Donata Ferrari decidió convertirse en comboniana, y por eso también se fue de Italia: España, Ecuador. Finalmente, Zomea, en 2011, su primer destino en República Centroafricana, seguido de cinco años en Bagandou en un hospital más equipado. El año pasado le pidieron que regresara al bosque de los pigmeos, donde la convivencia con los bantúes es problemática y muchas veces lleva al desprecio. “Los pigmeos viven en una especie de encierro, apenas se acercan en busca de ayuda. El nuestro también es un trabajo cultural y comienza con detalles minuciosos: a menudo tengo que recordar a los pacientes de la etnia aka, es decir los pigmeos, que el turno depende de ellos y que no deben ceder el paso a un bantú”, dice la hermana Donata para quien este dispensario en la periferia de la periferia “en realidad es el ombligo del mundo” y la relación con los enfermos se convierte en una relación casi familiar de gratitud y reconocimiento mutuo.“Nos aseguramos de que no sea puro asistencialismo - explica - La salud pública gratuita no existe en Centroafrica, pero históricamente los bantus tienen más poder económico y pueden pagar tratamientos y medicinas. En Zomea, en cambio, aplicamos tarifas simbólicas para que los pigmeos vengan a recibir tratamiento y comprendan que a cambio de algo pueden conseguir una mejor salud. A veces vuelven a traernos un pollo o polvo de mandioca porque no tienen nada más”.

El corazón de la misión es este. Sor Donata lo cuenta casi asombrada por la atención que despierta en quien están escuchando a miles de kilómetros de distancia. El suyo es un trabajo oculto que no conoce descanso y que abraza especialmente la educación a la maternidad y a la alimentación de las mujeres que vienen con niños esqueléticos. “Quizás las madres estén bien y los niños están desnutridos, parece una paradoja pero sucede que estas mujeres tienen muchos hijos y son incapaces de alimentar adecuadamente a los más pequeños, o ignoran los principios de la nutrición, o descuidan los hijos tenidos con quien después las han abandonado. No se trata de pobreza material, el bosque está verdaderamente lleno de todo tipo de bien”. A veces, sin embargo, es la malaria: “Niños muy pequeños llegan cuando no hay nada más que hacer y entonces, como mujer de fe, me pregunto por qué está ocurriendo esta injusticia”.

Y luego hay una segunda misión que concierne al personal de enfermería, que necesita formación. “Los cursos de enfermería duran solo nueve meses, no hay obligación de actualizarse, nos conformamos con un manual de Médicos Sin Fronteras y también gracias a mi experiencia como enfermera profesional”. Por este motivo, además de la actividad de gestión para la que fue enviada a Zomea, a menudo la misionera asiste a las visitas ambulatorias para dar una opinión adicional y elaborar un diagnóstico junto con la enfermera designada para la visita. “Mi presencia es una ayuda médica, pero también es importante para evitar el resurgimiento de antiguos legados de poder incluso involuntarios entre la enfermera bantú y el paciente pigmeo. Si tengo que encontrar una similitud diría que muchas veces siento que engraso los mecanismos de las relaciones para que las cosas vayan en la dirección correcta”.

de Laura Eduati