· Ciudad del Vaticano ·

Patrona de Irlanda y Bélgica

Brígida, el futuro de la Iglesia

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg
29 agosto 2020

Santa Brígida de Kildare es la santa patrona de Irlanda, junto con san Patricio y san Columba. A diferencia de Patricio, con quien tuvo en común la experiencia de la esclavitud (en su caso desde que nació), ella era nativa irlandesa. Además, Brígida lleva el nombre (que significa poder, fuerza, vigor, virtud; pero también alto o sublime) de una diosa celta y originalmente su fiesta, el 1 de febrero, era una fiesta pagana de primavera. La continuidad con el pasado precristiano de Irlanda también está indicada por el hecho de que Brígida se asocia con fuegos y manantiales sagrados. En 1993, una llama que había estado encendida durante siglos y que solo se había apagado en la Edad Media se reavivó en la plaza del mercado de Kildare. Del mismo modo, los numerosos manantiales que llevan el nombre de la santa o de la diosa celta del mismo nombre son desde hace mucho tiempo símbolo de purificación y sanación.

Es probable que los atributos de la diosa fueran otorgados a una persona que realmente existió después de su muerte. De cualquier modo, esta ambigüedad humana / divina es sin duda parte de la fascinación que ejerce sobre la actualidad y su propensión a la fluidez en las cuestiones religiosas. Bridget se convirtió en parte de la vida religiosa y se le atribuye la fundación, en 480, del monasterio de Kildare en el sitio de un santuario dedicado a su homónima pagana. Se dice que San Patricio, en el momento de recibir los votos solemnes de Brígida, usó por error la fórmula de la ordenación sacerdotal. De todos modos, la fundación de Kildare durante varios siglos estuvo gobernada por una doble línea de abades-obispos y abadesas, y quienes sucedieron a Brígida recibieron honores episcopales.

Sus relaciones con reyes y nobles, así como con hombres difíciles en general, sugieren una figura femenina “astuta”, a pesar de que confiaba más en el poder de Dios que en el suyo. Sin embargo, su capacidad para fundar y gobernar se asemeja a la de Teresa de Ávila mil años después. El testimonio histórico de acción y la autoridad femeninas es claramente de gran interés para la Iglesia actual; de hecho, la reciprocidad de la doble supervisión del abad y la abadesa probablemente será aún más importante para el futuro de la Iglesia institucional.

No conocemos a Brígida por sus escritos; ciertamente no hay nada comparable a los extraordinarios testimonios místicos de Teresa. Ni siquiera sabemos nada sobre su vida espiritual interior. En cambio, se conoce gracias a las leyendas la compasión concreta y el celo por los pobres que sufren de Dios. Si, como pide el Papa Francisco, la Iglesia debe estar dispuesta a ser un hospital de campaña y sus pastores deben oler a ovejas, entonces Brígida podría ser un icono válido del centrar de nuevo la pastoral de la misión de la Iglesia por parte de Francisco.

Brígida está firmemente arraigada en la vida y la cultura irlandesa. Está presente en toda Irlanda, en los nombres de iglesias, parroquias, escuelas y asociaciones laicas – y no por último en los clubes deportivos gaélicos, tan fundamentales para forjar la identidad nacional moderna de Irlanda. Pero hay una dimensión europea, una consecuencia de la Reforma protestante que llevó a muchos “gansos salvajes” irlandeses a volar hacia el continente. La era de la profanación hizo necesario alejar las reliquias de Brígida, llevándolas a Austria, Portugal y Alemania – exportando y paradójicamente fortaleciendo su culto. Hay una bonita historia sobre cómo, después de mucho esfuerzo, en 1884 el arzobispo de Sydney obtuvo parte de una reliquia de Santa Brígida para Australia. La renuencia de la parroquia de Colonia fue finalmente superada y la solicitud fue aceptada como “un llamamiento del nuevo mundo cristiano al viejo por parte de su patrimonio sagrado”. Sin embargo, aquí “nuevo” no se refiere al espacio geográfico de las colonias europeas. Se refiere al mundo moderno que mira las riquezas espirituales de una era pasada. Por supuesto, las tentaciones son grandes. ¿Puede nacer un “nuevo cristianismo” sin nostalgias falsas y debilitantes? Mucho de lo que pasa por espiritualidad y religiosidad “celtas” es artificial y romantizado. Y, sin embargo, en su mejor forma, nos invita a tender la mano, en nuestra pobreza, hacia lo que necesitamos: - la confianza y la sabiduría para permitir que el evangelio permee y eleve una cultura sin destruirla; - reconectarse con las fuerzas de la tierra: la curación de las aguas sagradas y la fidelidad confiada del fuego sagrado; - la auténtica reciprocidad de hombres y mujeres en la administración de la Iglesia; - la valentía de desafiar a los poderosos y, con la ayuda de Dios, de vencerlos con astucia; - la recuperación de la Evangelii gaudium, la “alegría del Evangelio”, acercándose continuamente a los pobres; como en la visión de la VIII oración atribuida a Brígida:

Me gustaría un gran lago de cerveza para el Rey de Reyes.
Quisiera una mesa cargada con la comida más deliciosa para la familia celestial.
Haz que la cerveza sea hecha con los frutos de la fe y que la comida sea amor clemente

de Michael Kirwan SJ
Profesor asociado adjunto Loyola Institute School of Religion Trinity College Dublín
 

Brígida de Kildare


Nacimiento
Faughart, 451
Muerte Kildare, 1 de febrero de 525
Venerada por Todas las Iglesias que admiten el culto de los santos
Solemnidad 1 de febrero
Patrona de Irlanda y Bélgica