· Ciudad del Vaticano ·

La Unión Europea necesita concordia y colaboración para vencer al covid-19

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg

En el Regina coeli el Pontífice recuerda en septuagésimo aniversario de la Declaración Schuman

11 mayo 2020

Un nuevo llamamiento a todos los que tienen responsabilidades en la Unión Europea, — para que afronten «con espíritu de concordia y colaboración las consecuencias sociales y económicas causadas por la pandemia» en el viejo continente y en el resto del mundo — fue lanzado por Francisco al final del Regina coeli, que el Papa rezó el domingo 10 de mayo, en la biblioteca privada del Palacio apostólico vaticano, para después bendecir una vez más la plaza de San Pedro, vacía debido a las medidas de distanciamiento social destinadas a contrarrestar la propagación del contagio del coronavirus. El Pontífice se inspiró en el aniversario del septuagésimo aniversario de la histórica Declaración del entonces Ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, que inspiró el proceso de integración de los pueblos de Europa, mientras que anteriormente había introducido la antífona mariana con una reflexión sobre el pasaje litúrgico del Evangelio de Juan (14, 1-2) que relata el “discurso de despedida” de Jesús en la Última Cena.

En la misa de las 7 de la mañana en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa también recordó la conmemoración de la Declaración Schuman, «que dio inicio a la Unión Europea», y la del final de la Segunda Guerra Mundial estrechamente vinculada a ella. «Pidamos al Señor para que Europa, hoy, crezca unida en esta unidad de fraternidad que hace crecer a todos los pueblos en la unidad en la diversidad», dijo, introduciendo el rito.

El lunes 11, en cambio, Francisco ofreció la celebración en Santa Marta para aquellos que «han perdido sus trabajos; no han sido contratados de nuevo, estaban trabajando en negro»; exhortándonos a rezar «por estos hermanos y hermanas nuestros que sufren esta falta» de ocupación.

Finalmente, con un tuit publicado la tarde del lunes en la cuenta

@Pontifex, el obispo de Roma recordó «que el 14 de mayo los creyentes de todas las religiones están invitados a unirse espiritualmente en una jornada de oración, ayuno y obras de caridad, para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar el coronavirus».