· Ciudad del Vaticano ·

Redescubrir la belleza del Rosario en Casa

cq5dam.thumbnail.cropped.500.281.jpeg

En el día en el que en Santa Marta reza por quienes llevan a cabo servicios fúnebres el Papa envía a los fieles una carta por el mes de mayo

25 abril 2020

Una exhortación a  «redescubrir la belleza de rezar el Rosario en casa», aprovechando este tiempo de distanciamiento social debido a las medidas para combatir la covid-19, fue dirigida por el Papa Francisco a través de una carta a los fieles de todo el mundo. Difundida la mañana del sábado, 25 de abril, a pocos días del inicio del mes de mayo, tradicionalmente dedicado a la Virgen María, la misiva del Pontífice está acompañada de dos oraciones a la Virgen. « Que pueden recitar –ha sugerido–  al final del Rosario, y que yo mismo diré durante el mes de mayo», ha asegurado, «unido espiritualmente a ustedes».

De las dos oraciones marianas, la segunda es inédita, mientras que la primera está contenida en el mensaje en vídeo de Francisco con ocasión de la misa del cardenal vicario Angelo De Donatis, por la Jornada diocesana de oración y ayuno, celebrada en el santuario romano del Divino Amor el 11 de marzo, al inicio de la propagación de la infección por coronavirus.

En mayo, ha recordado el Papa, « el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María», con la tradición de rezar el Rosario en familia. «Una dimensión, la  doméstica — ha observado — que las restricciones de la pandemia nos han “obligado” a valorizar también desde un punto de vista espiritual». De ahí, la invitación a renovar la pía práctica

«juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades». Porque, ha añadido, es fácil encontrar, también en internet «buenos esquemas de oración para seguir».

El mismo día, el obispo de Roma celebró la misa matutina como de costumbre en la capilla de la Casa de Santa Marta, dedicándola en la ocasión a las «personas que realizan servicios funerarios. Es tan doloroso, tan triste lo que hacen, y sienten el dolor de esta pandemia tan cerca», explicó. Luego en la homilía habló desde la fiesta litúrgica de San Marcos, «uno de los cuatro evangelistas, muy cercano al apóstol Pedro». Su Evangelio, señaló, «fue el primero en ser escrito. Es simple, un estilo simple, muy cercano". De ahí la recomendación del Papa: «Tómenlo en sus manos y léanlo. No es largo».