Señal y profecía

Señal y profecía

Entrevista con el arzobispo Rodríguez Carballo sobre la vida consagrada

28 enero 2020

La vida consagrada es una profecía; es, por usar un símbolo apreciado por el Papa Francisco, como el agua que debe fluir para no descomponerse. Las personas consagradas siempre están en camino en busca de lo que Dios quiere de ellas y lo que los fieles les piden. Hemos hablado de ello con el Arzobispo José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, en esta entrevista concedida a «L'Osservatore Romano» con motivo de la XXIV Jornada Mundial que se celebrará en Roma con el Papa Francisco, el sábado 1 de febrero, en la Basílica Vaticana.

¿Cómo surgió esta iniciativa y cuáles son sus objetivos?

 

Es el fruto del Sínodo de los Obispos sobre la Vida Consagrada y la publicación de la exhortación post-sinodal Vita consecrata en 1996. La finalidad de esta Jornada es lograr tres objetivos: hacer que la vida consagrada sea más conocida y apreciada en toda la Iglesia, no sólo por lo que hace sino, sobre todo, por lo que es y significa; animar a las propias personas consagradas a seguir reflexionando y discerniendo su identidad y su misión en la Iglesia y en el mundo; y asegurar que la Iglesia se una a las personas consagradas de todo el mundo en la alabanza y la oración por el don que Dios le ha hecho con la vida consagrada. La Iglesia no puede apreciar la vida consagrada sólo por su funcionalidad; esto no es sólo “trabajo”, sino que es ante todo signo y profecía de otras realidades mucho más profundas. Las propias personas consagradas, como todo el Pueblo de Dios, no pueden juzgar la vida consagrada sólo por lo que aparece a través de sus obras. Por el contrario, muchas de ellas tendrán que ser revisadas para ver si responden o no al carisma de su instituto y su misión. La vida consagrada debe ser apreciada y valorada por lo que es: una forma profética de vivir el Evangelio. Por otra parte, las personas consagradas deben continuar discerniendo su identidad y misión a la luz del Evangelio, de su propio carisma y de los signos de los tiempos, siempre bajo la dirección del Magisterio de la Iglesia.

¿Existe una simbología que exprese la vida consagrada?

Las personas consagradas deben ser conscientes de que su vida, como dice el Papa Francisco, es como el agua: si no fluye, se descompone. Si la vida consagrada no quiere ser simplemente admirada como una pieza de museo, sino presentarse ante la gente como una forma de vida que es bella y posible incluso para otros, debe preguntarse constantemente qué es lo que Dios y el pueblo de Dios quieren de ella en este momento y en estas circunstancias. El discernimiento para responder a esta pregunta y ponerse en la dirección indicada por el Espíritu es esencial. Por último, las personas consagradas, que han recibido la llamada a interceder por el Pueblo de Dios, sienten también la necesidad de la oración coral de la Iglesia por ellas: para que permanezcan siempre fieles a la llamada del Señor y a la misión en las periferias existenciales y en el pensamiento, a la que el Espíritu les impulsa en este momento a través del rico Magisterio del Papa Francisco. Y siempre sin olvidar rezar para que el Señor siga enriqueciendo los diversos carismas con numerosas vocaciones.

El Pontífice señala a la vida consagrada como «una alabanza que da alegría al pueblo de Dios, una visión profética que revela lo que importa». ¿Cómo se puede interpretar esto en la vida cotidiana?

El Santo Padre insiste constantemente en la profecía como elemento indispensable en la vida consagrada. La profecía no puede renunciar a la profecía sin correr el peligro de perder su sabor y por lo tanto su razón de ser. La profecía es inherente a la vida consagrada, dijo Juan Pablo II; la profecía es la nota que caracteriza la vida consagrada, se hace eco de ello el Papa Francisco. La vida consagrada, así como no puede renunciar a la pasión por Cristo, su verdadero fundamento, tampoco puede renunciar a la pasión por la humanidad, especialmente la humanidad herida y vulnerable, que constituye su misión. Al ser profetas, y no sólo al jugar a serlo, las personas consagradas se juegan su credibilidad. La vida consagrada está llamada a mantener encendida la lámpara de la profecía, convirtiéndose en un faro para los que están desorientados en alta mar, una antorcha para los que caminan en la oscuridad, un centinela para los que no ven una salida en la vida. Al mismo tiempo, no puede renunciar a dar voz a los que no la tienen y exigir justicia donde no la hay. Sólo así será una vida profética, una alternativa a la cultura del descarte. En el corazón de las personas consagradas debe resonar con fuerza la invitación del Papa Francisco: «¡Despertad al mundo! Sed testigos de una forma diferente de hacer, actuar y vivir»; o también: «En la Iglesia los religiosos están llamados a ser profetas, a dar testimonio de cómo Jesús vivió en esta tierra y a proclamar cómo será el Reino de Dios en su perfección». Para responder a esta vocación tendrá que buscar apasionadamente la voluntad del Señor, anunciando la buena noticia a todos, preferentemente en las periferias existenciales; tendrá que buscar nuevas formas de anunciar el Evangelio, denunciando todo lo que sea contrario a la voluntad de Dios. Como dice el libro del Deuteronomio al hablar de Moisés, el profeta tendrá que conducir al pueblo a escuchar obedientemente la Palabra y a conformarse a los planes de Dios en la historia (cf. 18, 15-24).

En los próximos días habrá un convenio con la presencia de los claustrales. ¿Cuál es su lugar en la Iglesia?

Después de tres simposios y dos seminarios celebrados en los últimos años sobre la economía al servicio de la vida consagrada, ahora en el convenio previsto del 31 de enero al 1 de febrero queremos abordar el tema específico de la gestión de los bienes y activos de la vida contemplativa. Nos parece importante y urgente adaptar esta gestión a la legislación de la Iglesia, como se trata en el documento que hace dos años publicó nuestra Congregación, La economía al servicio del carisma y de la misión, respetando siempre las normas del Derecho Canónico y en este caso también la legislación italiana. Por esta última razón, la conferencia está dirigida a las abadesas y economistas de los monasterios de Italia.

En el mes de mayo se celebrará una similar en España. Además de los conferenciantes de nuestro Dicasterio, intervendrán expertos en economía de la Universidad Católica de Milán, con la que colaboramos en este campo desde hace varios años, y también de la Conferencia Episcopal Italiana. Hasta el momento se han registrado más de 400 contemplativos. Hay, además, unos treinta invitados. La conferencia cuenta, sin duda, con el apoyo del Santo Padre, que también ha permitido a las contemplativas participar en la misa presidida por él en la Basílica de San Pedro, el 1 de febrero a las 17 horas, con motivo del Día Mundial de la Vida Consagrada.

de Nicola Gori