· Ciudad del Vaticano ·

Nunca más atrocidades

Nunca más atrocidades

El Papa en el 75° aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau

27 enero 2020

En la víspera del 75º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, el Papa Francisco volvió a repetir dos veces su «¡nunca más!» Porque «ante esta inmensa tragedia, ante esta atrocidad, la indiferencia no es admisible y tenemos la obligación de recordar», ha remarcado con fuerza al final del Ángelus del domingo 26 de enero en la plaza de San Pedro. Mañana -recomendaba- todos estamos invitados a tener un momento de oración y recogimiento, cada uno diciendo en su corazón: nunca más. Además, añadió el lunes 27 con un tweet en la cuenta de @Pontifex, «si perdemos la memoria, aniquilamos el futuro. Que el aniversario del Holocausto, la indecible crueldad que la humanidad descubrió hace 75 años, sea una llamada a detenernos, a guardar silencio y recordar. Lo necesitamos, para no volvernos indiferentes», concluyó relanzando el hashtag #JornadadelaMemoria.

Y hoy doscientos sobrevivientes de todo el mundo y 50 delegaciones de otros tantos estados se han reunido en el campo de Auschwitz-Birkenau, un lugar que más que ningún otro simboliza los crímenes de los nazis y los horrores de la Shoah, que costaron la vida de seis millones de judíos. Entre los invitados anunciados en el memorial de la conmemoración, se encuentran el presidente israelí, Reuven Rivlin, y el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, el rey de España, Felipe Vi, y el rey de los Países Bajos, Willem Alexander.

El programa incluye el discurso de apertura del presidente polaco Andrzej Duda, seguido de los testimonios de cuatro supervivientes - Batsheva Dagan, Alza Baker, Marian Turski y Stanisław Zalewski -, el representante de la asociación de donantes Los Pilares del Recuerdo, Ronald S. Lauder, y el director del Memorial de Auschwitz, Piotr Cywiński. Luego, tras un momento de oración, el homenaje de las delegaciones y los sobrevivientes al memorial a las víctimas en Birkenau.

Las iniciativas para conmemorar la liberación de Auschwitz se están llevando a cabo en varios países. Y en los Países Bajos, el Primer Ministro Mark Rutte se disculpó en nombre del gobierno de su país - y esta es la primera vez - por su incapacidad de proteger a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Más de cien mil judíos de los Países Bajos fueron asesinados en los campos. «Con los últimos sobrevivientes que quedan entre nosotros, me disculpo en nombre del gobierno por las acciones del gobierno en ese momento - dijo Rutte -. Lo hago, dándome cuenta de que ninguna palabra puede describir algo tan grande y terrible como el Holocausto».

En todas las iniciativas de conmemoración, ante una nueva ola de antisemitismo, se reiteró la necesidad de hacer memoria, porque como dijo el Papa Francisco hace unos días al recibir una delegación del Centro Simon Wiesenthal, «si perdemos la memoria, aniquilamos el futuro». Y esta mañana, en una entrevista con Vatican News, la senadora Liliana Segre, sobreviviente de Auschwitz, agradeció al Papa por estas palabras. «Los siento profundamente -dijo Segre- después de haber vivido ese período que para mí es inolvidable y de que, a la fuerza, he sido testigo. Durante muchos y muchos años conocí a niñas y niños que contaban mi historia, pero sin hablar nunca de odio. Y este es también otro aspecto en el que estoy de acuerdo con el Papa: “cultivar la tierra en la que crece el odio, sembrando la paz”».