Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Y los esclavos de hoy

En países como India y Nepal se presta poca atención a un tipo de esclavitud de menores de edad que se realiza en los circos, donde precisamente centenares de niños son explotados. Para tratar de afrontar este fenómeno, se fundó la ONG Esther Benjamin Trust que, además de denunciar esta situación, ampara a las víctimas. Las cifras exactas no se conocen, pero la ONG estima que cada año al menos quinientos niños son explotados en actividades circenses, que abarcan espectáculos de variedad, de acrobacia y malabarismo. Por lo general se trata de menores nepaleses, secuestrados en aldeas pobrísimas, al pie del Himalaya, adonde los secuestradores llegan y prometen a los padres de los menores que estos se convertirán en artistas de circo. A cambio de unos treinta dólares, les piden que firmen una autorización escrita totalmente en inglés, por tanto incomprensible para los padres, y se llevan a los niños. Una vez en la India, los niños son reducidos a la esclavitud, y sufren todo tipo de abusos. Esther Benjamin Trust logró salvar hasta ahora a setecientas víctimas, acogiendo a casi sesenta menores en un refugio secreto en las afueras de Katmandú. En general, la plaga del trabajo de menores en esas zonas aumenta cada vez más: hay veinte millones de niños obreros en las fábricas indias y doscientos mil esclavos nepaleses que ni siquiera ganan un centavo aunque trabajen quince horas por día.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS