Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Viva, joven, en búsqueda

· En el vuelo a Roma el Papa hace un primer balance del viaje y anima a la Iglesia latinoamericana ·

La Iglesia latinoamericana tiene una gran riqueza: es una Iglesia joven, con una frescura notable y una teología dinámica, de búsqueda. Ciertamente, tiene muchos problemas y también es un poco indisciplinada, pero está viva: una Iglesia de vida. Aún con las imágenes grabadas en la retina del encuentro con las nuevas generaciones en Asunción, el Papa esbozó un primer balance del viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay.

En el vuelo de regreso a Roma, el domingo 12 de julio, por la noche, el Papa respondió como es habitual a los periodistas. Explicó que quería visitar su continente de origen para animar a esta joven Iglesia, con el convencimiento de que ésta tiene mucho que dar a la que vive en la otra parte del mundo. Sobre todo a Europa, donde asusta la disminución de los nacimientos, y para la que el Papa Francisco volvió a desear políticas de apoyo a las familias.

Con un largo viaje sobre los hombros y un día lleno de compromisos, el Papa no dejó de responder a las preguntas —una quincena— hablando durante más de una hora. Varios los temas afrontados, algunos relacionados con los distintos momentos del viaje, otros con próximos eventos como la visita a Cuba y los Estados Unidos y, sobre todo, el Sínodo de los obispos. Con respecto a la primera, recordó los pasos que llevaron a la reanudación de las relaciones diplomáticas entre los dos países que visitará en septiembre. En relación con la segunda, hizo hincapié en la crisis y las dificultades de la familia, tal y como se enumeraron en la Instrumentum laboris sinodal.

Las tres primeras preguntas, a las que respondió en español, las hizo la prensa de los países apenas visitados. Tenían por tema, en orden: la falta de un cardenal paraguayo (si nos fijamos en cómo es viva y alegre esta Iglesia y su gloriosa historia merecería dos, dijo el Pontífice), la aspiración de Bolivia a una salida al mar (un tema muy delicado, lo definió) y la instrumentalización política de los discursos pronunciados en Ecuador. Esta última observación ofreció al Papa Francisco la oportunidad de dar una pequeña lección de hermenéutica dirigida a todos los periodistas. Un texto, recomendó, no puede interpretarse con una sola frase; sino que debe ser evaluado en todo el contexto, incluyendo la historia que hay detrás.

En italiano las otras preguntas, gracias a las cuales el Papa habló, entre otras cosas, de los movimientos populares que se organizan no sólo para protestar, sino también para avanzar en la lucha por los derechos de los pobres. Son muchos, subrayó al respecto, y la Iglesia no puede permanecer indiferente, sino que se comunica con ellos a través de la doctrina social. Y esto no es un opción anarquista, ya que son los trabajadores. No es una mano extendida al enemigo, señaló, ni un hecho político, sino catequético.

En otros pasajes el Papa Francisco se centró en las dificultades de Grecia y sus dramas, más cercanos a la realidad latinoamericana; de Venezuela, donde la Conferencia episcopal está trabajando para promover la reconciliación nacional; y de Colombia, con la invitación a rezar para que no se detenga el proceso de paz, tras cincuenta años de conflicto y muchas muertes.

Todo amenizado con bromas como las de la alergia a la economía, la ayuda que recibe del mate –pero que no ha probado la cocaína, él bromeó– y el hecho de sentirse un bisabuelo cuando le piden posar para los selfies, que sin embargo considera que es un hecho cultural de las nuevas generaciones. Por último, también aclaró el tema de los regalos entregados por el presidente Morales. Las condecoraciones permanecerán, como se sabe, en Bolivia y, reveló, serán llevadas al santuario mariano de Nuestra Señora de Copacabana. Por otro lado, con relación al crucifijo de madera tallada sobre la hoz y el martillo, dijo que no lo consideró una ofensa y que lo llevó consigo en recuerdo del padre Espinal, un hombre especial, genial, que luchaba por su pueblo también a través del «arte de protesta», contenido en sus poemas y en otras formas de expresión.

Programa, discursos y homilías del viaje

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

15 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS