Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Visages de Marie

· El ensayo ·

A veces es un pesado y caliente paño marrón (como en un icono ruso dedicado a la Virgen de la Ternura); otras, un sucinto velo casi transparente que ilumina el rostro (Sandro Botticelli). A veces se convierte en un manto tan largo que la envuelve completamente desde la cabeza hasta los pies, un manto que oscila entre el rojo vivo (Rogier van der Weyden) y el rojo perla (Beato Angélico), el blanco cándido (miniatura del siglo XI) y el azul clásico (Simone Martini); otras, se extiende hasta llegar a enmarcar también a su hijo recién nacido (Melchiorre Broederlam) o el cuerpo de Jesús bajado de la cruz (Jean Fouquet). Pero el velo de María se revela, para la eternidad, una tela capaz de transformarse en corona (Enguerrand Quarton). Estos son solo algunos de los numerosos rostros de la Virgen descripta por Jean Vanier en el libro iconográfico “Los rostros de María” (Visages de Marie, Mame, 2001), en el que la historia de María se representa en sus diferentes etapas: el tiempo de la espera, el tiempo de la alegría, el tiempo de la separación, el tiempo de la gloria. Entre arte y literatura, el canto de Vanier saluda a María y exalta la gracia de su velo. (@GiuliGaleotti)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Febrero de 2020

NOTICIAS RELACIONADAS