Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

¿Vino o agua?

· En el Ángelus el Papa alerta a los cristianos sobre el riesgo de llegar a ser mundanos ·

Y pide el compromiso de todos para salvaguardar la vida respetando el medio ambiente

El Papa pone en guardia a los cristianos del riesgo de convertirse en «mundanos». Porque «es triste –confesó a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro para el Ángelus del domingo 31 de agosto– encontrar cristianos “aguados”, que se parecen al vino diluido, y no se sabe si son cristianos o mundanos, como el vino diluido no se sabe si es vino o agua».

La reflexión del Pontífice partió del pasaje litúrgico del Evangelio de Mateo (16, 21-27), en el que «emerge –observó– el contraste entre el modo de pensar de Jesús y el de los discípulos», en especial de Pedro, quien «sin darse cuenta hace las veces de satanás, el tentador». Un aspecto que pone en evidencia también la carta de san Pablo a los romanos, con la invitación a seguir «la voluntad de Dios» sin conformarse a los «esquemas de este mundo».

En efecto, comentó el obispo de Roma, «nosotros cristianos vivimos en el mundo, plenamente incorporados en la realidad social y cultural de nuestro tiempo». Pero existe el peligro de convertirnos en «mundanos», de perder el «sabor». Y es «triste encontrar cristianos que ya no son la sal de la tierra, y sabemos que cuando la sal pierde su sabor ya no sirve para nada. Su sal perdió el sabor porque se entregaron al espíritu del mundo, es decir, se convirtieron en mundanos».

De aquí la invitación a «renovarse continuamente recurriendo a la savia del Evangelio». Un compromiso que hay que realizar sobre todo «leyendo y meditando» todos los días la Palabra de Dios, recomendó el Pontífice aconsejando a los fieles «llevar siempre el Evangelio con vosotros: un pequeño Evangelio, en el bolsillo, en la cartera, y leer un pasaje durante el día».

Al término de la oración mariana el Papa Francisco recordó la celebración en Italia de la Jornada para la custodia de la creación, lanzando un llamamiento a las instituciones, asociaciones y ciudadanos «a fin de que se defienda la vida y la salud de las personas, respetando también el medio ambiente y la naturaleza». Después el Papa deseó un «buen partido» a los jugadores protagonistas del encuentro por la paz en programa para el lunes 1 de septiembre, por la noche, en el estadio Olímpico de Roma.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

25 de Marzo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS