Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Valores que no cotizan en Bolsa

· ​Antes de dejar Kenia para dirigirse a Uganda el Papa Francisco visita el barrio marginal de Kangemi y recuerda que cada ser humano es más importante que el dios dinero ·

Hay «valores que no cotizan en Bolsa, valores con los que no se especula ni tienen precio de mercado». Lo recordó el Papa durante la visita al suburbio de Kangemi, uno de los siete barrios marginales de Nairobi, donde estuvo el viernes 27 de noviembre.

Entres los pobres y los olvidados de la capital de Kenia —de donde el Francisco partió hacia el mediodía, tras el encuentro con los jóvenes y los obispos, para dirigirse a Uganda, segunda etapa de su viaje en el continente africano— el Pontífice estuvo casi una hora y media, confesando a las mil doscientas personas que llenaban la parroquia de San José Obrero que se sentía como «en casa».

En su discurso el Papa Francisco rindió homenaje a la «cultura de los barrios populares» —donde siguen siendo sólidos esos «valores que se sustentan en que cada ser humano es más importante que el dios dinero»— y denunció con fuerza «la atroz injusticia de la marginación urbana», cuyas heridas son provocadas «por minorías que concentran el poder, la riqueza y derrochan con egoísmo, mientras crecientes mayorías deben refugiarse en periferias abandonadas, contaminadas, descartadas». De aquí el llamamiento para que se garantice a todos un ambiente urbano y social a la medida del hombre, donde «los servicios básicos lleguen a cada uno» y donde cada familia «tenga un techo digno, tenga acceso al agua potable, tenga un baño, tenga energía segura para iluminarse, cocinar, para que puedan mejorar sus viviendas».

De la necesidad de «garantizar a todos, y en especial a las personas que viven en barrios marginales, condiciones de vida dignas, garantizando los derechos básicos a la tierra, al techo y al trabajo», el Pontífice había hablado también durante la visita a la sede de la Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi (Unon), donde estuvo el jueves 26, por la tarde, después de un encuentro con los sacerdotes, religiosos y seminaristas kenianos en la «St. Mary School». Ante los delegados, los diplomáticos acreditados y los miembros del personal, reunidos en la sala de conferenc, el Papa Francisco lanzó un nuevo grito de alarma sobre la emergencia ambiental, poniendo en guardia a los protagonistas del Cop21 —la próxima cumbre sobre los cambios climáticos que iniciará el domingo en París— de la tentación de que «los intereses particulares prevalezcan sobre el bien común» y de «manipular la información para proteger sus propios proyectos». El Papa expresó también el deseo de que la cumbre conduzca a «un acuerdo global y transformador basado en los principios de solidaridad, justicia, equidad y participación». Un acuerdo que se oriente a alcanzar tres objetivos relacionados entre sí: «el alivio del impacto del cambio climático, la lucha contra la pobreza y el respeto de la dignidad humana».

Streaming en directo 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

16 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS