Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Una plaga que hay que combatir

· En la audiencia general el Papa denuncia el crimen vergonzoso de la trata y hace un nuevo llamamiento por los migrantes en particular por los rohingyas huidos de Myanmar ·

«Crimen vergonzoso e inaceptable»: en la Jornada de oración y de reflexión contra la trata el Papa volvió a denunciar el drama de todos los que, sobre todo niños, son «esclavizados y abusados», animando a «todos los que de varias maneras» les «ayudan a liberarse de tal opresión». El llamamiento resonó en el Aula Pablo VI durante la audiencia general del miércoles 8 de febrero, fiesta de santa Josefina Bakhita, con el deseo de «que quienes tienen la responsabilidad de gobierno combatan con decisión esta plaga, dando voz a nuestros hermanos más pequeños, humillados en su dignidad».

Teniendo en mano un opúsculo dedicado a la santa, el Papa añadió al texto preparatorio el recuerdo de la historia humana de esta «joven esclavizada en África, explotada, y humillada», pero que «no perdió la esperanza y continuó con su fe» terminando «por llegar como migrante a Europa», donde «sintió la llamada del Señor y se hizo monja». De aquí la invitación a pedirla «por todos los migrantes, los refugiados, los explotados que sufren mucho» y «de manera especial por nuestros hermanos y hermanas rohingyas»: mujeres y hombres –afirmó– «expulsados de Myanmar», que «van de una parte a la otra porque no les quieren». Se trata, aseguró, de «gente buena, pacífica» que sufre desde hace años. Y son «torturados, asesinados, porque continúan con sus tradiciones, su fe musulmana».

En la audiencia el Papa recordó además la beatificación – que tuvo lugar el día precedente en Osaka, Japón–. «Antes que hacer concesiones, renunció a honores y comodidades aceptando la humillación y el exilio», dijo subrayando su testimonio. Por último Francisco habló de la 25º Jornada mundial del enfermo, que se celebra el sábado 11, memoria de la beata Virgen de Lourdes. En la ciudad mariana «la celebración principal será presidida por el cardenal Secretario de Estado» dijo el Papa invitando a rezar «por todos los enfermos, especialmente por los más graves y solos, y por todos los que cuidan de ellos».

Anteriormente el Pontífice continuó con las catequesis sobre la esperanza cristiana, volviéndola a presentar como «llamamiento para no crear muros sino puentes» y para «vencer el mal con el bien».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

25 de Abril de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS