Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.


Una hoja de ruta para el futuro de Europa y de sus pueblos
01 de junio de 2019

En los discursos pronunciados por el Papa Francisco en su primer día en Rumania, se puede encontrar una hoja de ruta para el futuro de Europa y del mundo. Hablando con el presidente y las autoridades del país, el Pontífice explicó que la atención a los últimos representa «la mejor verificación de la bondad real del modelo de sociedad que se está construyendo». Cuanto más una sociedad «se responsabiliza del destino de los más desfavorecidos», observa Francesco, «tanto más puede llamarse verdaderamente civil». Para ello, necesitamos un alma y un corazón libres del «poder desenfrenado de los más importantes centros financieros», en la «conciencia de la centralidad de la persona humana y sus derechos inalienables»

Ciertamente no es la primera vez que el Papa ha puesto el dedo en una de las plagas de nuestro tiempo, un sistema económico-financiero que ha puesto en el centro al «dios dinero» y lo idolatra, en lugar de tener en el centro a las mujeres y hombres que trabajan. Estas son palabras, las del Sucesor de Pedro, transversales e incómodas, porque no es fácil encasillarlas. Palabras que describen el malestar experimentado por tantos pueblos contra poderes y estructuras que se sienten cada vez más intrusivas e inhumanas. Una llamada de atención para una Europa que a veces parece olvidar el cuidado de las personas y que, por el contrario, debería estar más cerca del alma de los pueblos, mencionada por el Papa.

Esta mirada de Francisco también estuvo presente en los encuentros con las autoridades de la Iglesia Ortodoxa Rumana. El Papa invitó a los cristianos a «escuchar juntos al Señor», especialmente en estos tiempos «en que los caminos del mundo nos han conducido a rápidos cambios sociales y culturales». Muchos se han beneficiado del desarrollo tecnológico y del bienestar económico, pero la mayoría han quedado inexorablemente excluidos, mientras que una globalización homologadora ha contribuido a erradicar los valores de los pueblos, debilitando la ética y la vida en común, esto, contaminado en los últimos años por un sentimiento desenfrenado de temor que, a menudo fomentado artísticamente, conduce a actitudes de cierre y odio.

«Tenemos necesidad de ayudarnos -añadió el Pontífice- para no rendirnos a las seducciones de una “cultura del odio”, de una cultura individualista que, tal vez no sea tan ideológica como en los tiempos de la persecución ateísta, es sin embargo más persuasiva e igual de materialista. A menudo nos presenta como una vía para el desarrollo lo que parece inmediato y decisivo, pero que en realidad sólo es indiferente y superficial».

Por eso, en la paráfrasis del Padrenuestro que el Papa Bergoglio propuso en la nueva catedral ortodoxa de Bucarest, está la oración que el Señor da a todos los cristianos «el pan de la memoria, la gracia de que fortalezcas las raíces comunes de nuestra identidad cristiana, indispensables en este tiempo en el que la humanidad, y las jóvenes generaciones en particular, corren el riesgo de sentirse desarraigadas en medio de tantas situaciones líquidas, incapaces de cimentar la existencia».

El redescubrimiento de las raíces, los valores comunes y los sueños de los padres fundadores de Europa no representa un elemento de «identidad» que cree separación y nuevos muros. Al contrario, son un patrimonio oculto que hay que desenterrar para crear nuevos vínculos, capacidad de acogida y una verdadera integración.

De Andrea Tornielli 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS