Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Una ayuda y un punto de partida

· Egipto espera al Pontífice ·

Es con gran alegría que estamos a punto de recibir este encuentro, fuente de gracia y de nuevo vigor para nuestra Iglesia y para todo el pueblo egipcio. Damos gracias al Señor por la visita del Papa que refleja tanto con su testimonio y su paterno cuidado la imagen del Buen pastor. Su cuidado se extiende a cada hombre y a cada realidad y es por esto que todo el pueblo egipcio está trepidante y vive estos momentos de preparación con grandes expectativas y verdadero interés. Estamos seguros de que el paso del Santo Padre en nuestra tierra traerá frutos de paz para todo el pueblo egipcio, además del apoyo y el aliento para los cristianos de este país.

No podemos negar aun así que los últimos hechos terroristas han influido en el estado de ánimo de las personas. La gente está preocupada por la oleada de violencia que puntualmente se verifica antes o durante las festividades cristianas, y, junto a los organizadores de la visita, vive el temor y el ansia para que todo proceda de la mejor forma posible. Pero confiamos, nos estamos preparando no solo logísticamente sino también con una intensa e incesante oración al Señor para que guíe y proteja los pasos de nuestro querido Pontífice.

También desde el punto de vista político y económico esperamos que este viaje deje una huella. Nuestro deseo es que pueda reforzar las relaciones entre el Vaticano y nuestro Gobierno, aumentar la consideración de las autoridades hacia los cristianos como parte integrante y participante de la vida social y política del país, siendo estos a todos los efectos ciudadanos llamados a trabajar hombro con hombro con personas de otras confesiones religiosas. Además nos esperamos una reactivación económica, cuya fuente primaria es el turismo. Como era de esperar en estas ocasiones la atención de los medios de comunicación se ha elevado, y tenemos que decir que todos están trabajando para que cada cosa vaya de la mejor forma posible.

La sociedad egipcia está profundamente impregnada del factor religioso. Cerca del 90 por ciento de la población está constituida por musulmanes, del 8 al 10 por ciento de cristianos, la mayor parte a la Iglesia copta ortodoxa, con una presencia minoritaria de otras iglesias, católica (copto-católica, greco-melquita, maronita, siriaca, caldea, armenia y latina), greco-ortodoxa y protestante. En lo que se refiere a la Iglesia católica, aunque el número de fieles no es elevado — unos doscientos cincuenta mil — es necesario decir que su influencia en la vida social se siente mucho. Así, sobre todo a través de actividades en el campo de la educación (más de 170 escuelas son católica), en el sanitario (con hospitales, centros de acogida, clínicas) y en el social con la promoción de la persona humana.

El Papa Francisco encontrará además a los fieles católicos durante la misa, también al gran imán Al Tayyib de al-Azhar y el Papa ortodoxo Teodoro II. Estos encuentros serán de gran significado en un momento histórico en el que Egipto (como todo el mundo) está siendo duramente probado. Será una ayuda y un punto de partida para todos nosotros para ser cada vez mejores testigos creíbles de la resurrección de Cristo. De hecho, para hacer esto es indispensable un camino para realizar la unidad entre los cristianos por un lado y, por el otro, para encontrarnos con los hermanos de las otras religiones en un diálogo real y fructífero para la construcción de la sociedad civil. Paradójicamente precisamente las pruebas y las dificultades de nuestro tiempo son un estímulo para trabajar en esta dirección que es la misión de la Iglesia.

Estamos seguros de que expresamos los sentimientos de todos los egipcios que desean construir la paz y cooperan por un mundo más justo en el dirigir al Pontífice nuestra más calurosa bienvenida. Le damos las gracias de corazón por haber respondido con gran solicitud a la invitación de nuestro Sínodo en ocasión de la visita ad limina en Roma, el pasado mes de febrero. Ni siquiera los difíciles eventos de los últimos días han impedido continuar su misión al servicio del hombre y de la paz. Y su vídeomensaje lleno de paternidad y de amistad hacia el pueblo egipcio ha aumentado el deseo del encuentro. Es por tanto para nosotros un grandísimo honor acoger al hombre de la paz, escuchar su palabra y ponernos en camino con él siguiendo el ejemplo y el testimonio.

De Ibrahim Isaac Sedrak, Patriarca de Alejandría de los coptos

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS