Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Un momento de silencio

· En el Ángelus el dolor y la oración del Papa por los atentados en Burkina Faso, España y Finlandia ·

El Papa Francisco ha vuelto a expresar su dolor por los sangrientos actos terroristas que en los días pasados han golpeados algunos países africanos y europeos. En el Ángelus del domingo 20 de agosto, en la plaza de San Pedro, el Pontífice recordó los recientes ataques sucedidos en Burkina Faso, en España y en Finlandia. «Rezamos por todos los difuntos, por los heridos y por sus familiares, y suplicamos al Señor, Dios de misericordia y de paz, liberar al mundo de esta violencia deshumana» exhortó invitando a los fieles a un momento de silencio, seguido de la oración de un avemaría.

Anteriormente, comentando el episodio del encuentro de Jesús con la mujer cananea narrado por el Evangelio de Mateo (15, 21-28), el Papa había subrayado la insistencia de la madre pidiendo la sanación de la hija. «La fuerza interior de esta mujer, que permite superar todo obstáculo — observó — hay que buscarla en su amor materno y en la confianza de que Jesús puede satisfacer su petición». Y esto, añadió, «me hace pensar en la fuerza de las mujeres. Con su fortaleza son capaces de obtener cosas grandes».

El testimonio de la madre demuestra por tanto «el amor que mueve la fe y la fe, por su parte, se convierte en el premio del amor». Por otro lado, es el mismo Jesús quien indica a la mujer «como ejemplo de fe inquebrantable». Es por esto que su perseverancia, insistió el Pontífice, «estímulo para no desanimarnos, para no desesperar cuando estamos oprimidos por las duras pruebas de la vida». El Señor, de hecho, «no se da la vuelta ante nuestras necesidades y, si a veces parece insensible a peticiones de ayuda, es para poner a la prueba y robustecer nuestra fe». Por nuestra parte, «debemos continuar gritando como esta mujer: “¡Señor, ayúdame! ¡Señor ayúdame!”», rezando «con perseverancia y valor». Todos, de hecho, «crecer en la fe y fortalecer nuestra fe en Jesús», sobre todo cuando «el camino no parece ya plano sino áspero y arduo».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

16 de Junio de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS