Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Un despertar de las conciencias

· Conmovido y angustiado por la tragedia humanitaria en Irak el Papa renueva su llamamiento en una carta al secretario general de la ONU ·

El Papa Francisco invoca un despertar de las conciencias y una movilización concreta de la comunidad internacional para poner fin a la «tragedia humanitaria» en Irak. En una carta al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el Pontífice renueva su «llamamiento urgente» en favor de las poblaciones, víctimas de un «sufrimiento intolerable» que trae a la memoria «las trágicas experiencias del siglo XX». Publicamos la traducción de la carta.


A su excelencia el señor Ban Ki-moon

Secretario general de la Organización de las Naciones Unidas

Con el corazón triste y angustiado he seguido los dramáticos acontecimientos de estos últimos días en el norte de Irak, donde los cristianos y las demás minorías religiosas han sido obligados a huir de sus casas y ser testigos de la destrucción de sus lugares de culto y del patrimonio religioso. Conmovido por su situación, he pedido a su eminencia el cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la evangelización de los pueblos, que ha prestado servicio como representante de mis predecesores, el Papa san Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI, al pueblo de Irak, que exprese mi cercanía espiritual y transmita mi preocupación, y la de toda la Iglesia católica, por el sufrimiento intolerable de quienes sólo desean vivir en paz, armonía y libertad en la tierra de sus antepasados.

Con el mismo espíritu, le escribo a usted, señor secretario general, y presento ante usted las lágrimas, los sufrimientos y los gritos tristes de desesperación de los cristianos y de las demás minorías religiosas de la amada tierra de Irak. Al renovar mi llamamiento urgente a la comunidad internacional para que intervenga para poner fin a la tragedia humanitaria en curso, aliento a todos los órganos competentes de las Naciones Unidas, en especial a los responsables de la seguridad, la paz, el derecho humanitario y la asistencia a los refugiados, a continuar sus esfuerzos en conformidad con el preámbulo y los artículos pertinentes de la Carta de las Naciones Unidas.

Los ataques violentos que están extendiéndose a lo largo del norte de Irak no pueden no despertar las conciencias de todos los hombres y las mujeres de buena voluntad a acciones concretas de solidaridad, para proteger a quienes son golpeados o amenazados por la violencia y para asegurar la asistencia necesaria y urgente a las numerosas personas desplazadas, así como su regreso seguro a sus ciudades y a sus casas. Las trágicas experiencias del siglo XX, y la más elemental comprensión de la dignidad humana, obligan a la comunidad internacional, en particular a través de las normas y los mecanismos del derecho internacional, a hacer todo lo posible para detener y prevenir ulteriores violencias sistemáticas contra las minorías étnicas y religiosas.

Confiando en que mi llamamiento, que uno a los de los Patriarcas orientales y de los demás líderes religiosos, encontrará una respuesta positiva, aprovecho la ocasión para renovar a vuestra excelencia los sentimientos de mi más alta consideración.

Vaticano, 9 de agosto de 2014

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS