Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Tutelar a los niños

· La ONU y los obispos estadounidenses sobre los pequeños migrantes separados por los padres en la frontera con México ·

«Los niños son los que más están sufriendo las consecuencias de las migraciones forzadas». Es cuanto se lee en el comunicado difundido después del coloquio entre Santa Sede y México sobre las migraciones que se celebró el 14 de junio en Vaticano. Un texto que pide responder a los desafíos producidos por estos flujos «equilibrando los principios de solidaridad, subsidiariedad y corresponsabilidad».

En el comunicado se subraya «la necesidad de reiterar la centralidad de la persona humana en cada ejercicio político, inclusive el dirigido a reglamentar los flujos migratorios, reafirmando la inviolabilidad de los derechos humanos y de la dignidad de cada ser humano que se desplaza». Se recuerda por tanto que «el Santo Padre ha resaltado que la actitud fundamental es la de «salir al encuentro del otro, para acogerlo, conocerlo y reconocerlo». Además, se reitera «oportunidad de comprometerse para una gobernanza global de los flujos migratorio», asegurando apoyo al «proceso que llevará a las Naciones Unidas a adoptar un Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada en el transcurso de este año», armonizándolo con el pacto mundial sobre refugiados. El proceso de desarrollo de este Global Compact for Safe, Orderly and Regular Migration que empezó en abril del 2017 debería conducir a la adopción del entendimiento en curso de una conferencia intergubernamental prevista en diciembre de este año. En los días pasados estalló el caso de los niños migrantes separados de los padres después del ingreso, ilegal, en Estados Unidos desde México, una frontera donde la tensión permanece alta: por la noche se difundió la noticia de cinco migrantes muertos en una persecución con una patrulla de frontera de Texas. Sobre la cuestión intervino en la mañana siguiente desde Ginebra el Alto comisario de la ONU para los derechos humanos, Zeid Raad al-Hussein, definiendo «inaceptable y cruel» la separación. «Pensar que un estado pueda tratar de disuadir a los padres infringiendo tales abusos sobre niños es inadmisibles» subrayó al-Hussein, en la apertura de la sesión del Consejo para los derechos humanos.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

21 de Noviembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS