Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​A través del desierto

· ​En el Ángelus el Papa recuerda que la Cuaresma es un tiempo de lucha espiritual ·

La Cuaresma es «un tiempo de lucha espiritual» que el cristiano debe afrontar «a través del desierto»: lo recordó el Papa Francisco en el Ángelus del 22 de febrero, primer domingo de Cuaresma, invitando a los fieles a «mirar a Jesús» para seguir su camino y «escuchar la voz de Dios». Un compromiso al que el Pontífice animó también con el regalo de un libro de bolsillo: «Custodia el corazón» –distribuido en la plaza de San Pedro por parte de numerosos voluntarios, entre los cuales un grupo de personas sin techo– que repropone «algunas enseñanzas de Jesús y los temas esenciales de nuestra fe».

El itinerario interior cuaresmal, recordó el Papa refiriéndose al pasaje evangélico de san Marcos que narra las tentaciones de Jesús en el desierto, «nos ayuda a decir no a la mundanidad, a los “ídolos”, nos ayuda a tomar decisiones valientes conformes al Evangelio y a reforzar la solidaridad con los hermanos». Pero para realizar esta experiencia, advirtió, es necesario salir del ruido y de la confusión para «descender en profundidad», ahí donde «se juega verdaderamente nuestro destino, la vida o la muerte». De aquí la invitación a vivir la Cuaresma como «un tiempo propicio que debe conducirnos a tomar, cada vez más, conciencia de lo que el Espíritu Santo, recibido en el bautismo, obró y puede obrar en nosotros», para «hacer de cada uno una “nueva creatura”».

Precisamente en esta clave hay que leer también la experiencia de los ejercicios espirituales que el Papa Francisco inició el domingo, por la tarde, en la casa del Divino Maestro en Ariccia, donde permanecerá hasta el viernes 27 con sus más estrechos colaboradores de la Curia romana. «Rezad –exhortó a los fieles al término del Ángelus– para que en este “desierto” como son los ejercicios podamos escuchar la voz de Jesús y también corregir muchos defectos que todos tenemos, y hacer frente también a las tentaciones que cada día nos asaltan». Las meditaciones cotidianas son impartidas por el carmelita Bruno Secondin, quien propone «una lectura pastoral del profeta Elías» centrada en el tema: «Servidores y profetas del Dios vivo».

Las palabras del Papa en el Ángelus (link)

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

26 de Junio de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS