Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

También las religiosas emigran

· En un estudio presentado a la Uisg ·

También las religiosas emigran, se mudan, cambian de país una y otra vez durante su vida. Y si esto es normal para quien hace una elección apostólica y misionera, hoy esta migración religiosa presenta un rostro rico de matices y diferencias que va dentro de una complejidad general mucho más articulada respecto al pasado. No se trata solo de un simple fenómeno de misión, al contrario ya que en el pasado las religiosas se movían de Europa y de América del Norte hacía otros continentes: hoy, de hecho, existe un flujo más articulado que nos ofrece una geopolítica diferente de la vida religiosa a nivel mundial. Esta novedad plantea muchas preguntas: ¿estamos realmente preparadas para vivir como don la diversidad cultural? ¿Sentimos poder aceptar el desafío de la interculturalidad que está presente en la sociedad y en la Iglesia? ¿Acogemos la novedad evangélica cuya inculturalidad se hace voz como vino nuevo?

El problema es de gran actualidad: como se lee en el reciente documento Para vino nuevo en odres nuevos de la Congregación para los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica, «requiere una urgente y cuidada atención a la reciente, apresurada internacionalización, en particular de los institutos femeninos, con soluciones a menudo improvisadas y sin una prudente gradualidad. Es necesario tomar nota de que la dilatación geográfica no ha sido acompañada por una adecuada revisión de estilos y estructuras, esquemas mentales y conocimientos culturales que permitan una inculturación e integración real. Los procesos de internacionalización deberían comprometer a todos los Institutos a convertirse en laboratorio de hospitalidad solidaria donde sensibilidad y culturales diferentes pueden adquirir fuerza y significados no conocidos en otros lugares y por tanto altamente proféticos».

Estos temas fueron afrontados el pasado 4 de mayo en el curso de un encuentro desarrollado en Roma en la sede de la Uisg (Unión Internacional de las superioras generales) para presentar el estudio Hermanas internacionales en Estados Unidos. En el evento — que se ha hecho después del que se celebró en Washington en el pasado mes de marzo — participaron más de setenta personas entre ellas religiosas y religiosos representantes de institutos femeninos y masculinos, dicasterios vaticanos, conferencias de religiosas europeas, centros de estudio y de investigación. Muchos de los participantes, que viven en un país diferente del que son originarios, eran a sus vez religiosos y religiosas “internacionales”, una preciosa riqueza que surgió durante los intercambios y los debates en los grupos de trabajo.

de Patrizia Morgante

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

20 de Noviembre de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS