Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Soluciones concretas para la crisis de los rohingya

· Pedidas por al Alto comisario de la ONU para los refugiados ·

Casi seis meses después del inicio de las sangrientas violencias en el estado de Myanmar de Rakhine, que han empujado a cerca de 700.000 musulmanes de la etnia rohingya a escapar hacia Bangladesh, ha llegado el momento -según las Naciones Unidas – de afrontar con más decisión el problema, «para que los refugiados se sientan seguros para volver a la patria».

Las causas de la fuga de los rohingya «no han sido profundizadas; no hemos visto todavía progresos sustanciales en el afrontar la negociación de los derechos humanos, que se ha agudizado en los últimos decenios», dijo durante una reunión del Consejo de seguridad de la ONU el Alto comisario de las Naciones Unidas para los refugiados (UNHCR), Filippo Grandi. «Es una carrera a contratiempo, mientras que se perfila una nueva importante emergencia» añadió, explicando que el área de Kutupalong, en Cox's Bazar, Bangladesh, se ha convertido en el asentamiento de refugiados más grande del mundo. «El gobierno de Bangladesh está guiando un esfuerzo masivo para prepararse a las emergencias, pero es necesaria una aceleración del apoyo internacional para evitar una catástrofe», continuó el Alto comisario, reiterando que «resolver esta crisis significa encontrar soluciones dentro de Myanmar». Discriminados y perseguidos desde hace años, la ONU ha definido la violencia contra esta minoría un caso de «limpieza étnica». Y la situación para los cientos de miles de rohingya acumulados en campos de refugiados está destinada a empeorar ulteriormente en las próximas semanas. El agua potable y la comida escasean, la situación higiénica se ha deteriorado y faltan medicinas. Miles de familias, incluidos niños (se calcula que el 60% de los rohingya que han llegado a Bangladesh son menores), duermen al descubierto porque no tiene otro sitio al que ir.

Y con la estación de los monzones que inicia en marzo, los rohingya estarán obligados también a vivir, entre enormes dificultades, en zonas sujetas a inundaciones o desprendimientos. 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS