Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Sin barras

El «oro verde» de Puglia, el aceite de oliva extravirgen de Andria, producido por detenidos y presentado el miércoles por la mañana al Papa Francisco precisamente por dos de ellos «es un símbolo de rescate para todos aquellos que están viviendo la experiencia de la cárcel». 

Casi sin «creer haber dado realmente esta botella en las manos del Papa» Vincenzo Sgarra. Condenado a cadena perpetua, por primera vez está «libre para moverse después de treinta y cinco años de detención». Junto a Mauro Lamorte, que está también él descontando una pena, Vincenzo regaló personalmente «el aceite de la primera cosecha de las aceitunas recogidas en los terrenos de la granja San Vittore, que nosotros mismos hemos cultivado en el proyecto que mira a nuestra reinserción y también a una cárcel alternativa para quien debe todavía descontar una parte de la pena».

Para acompañar a los detenidos en este «histórico viaje a Roma» dos párrocos literalmente «de frontera»: don Riccardo Agresti y don Vincenzo Giannelli. Fueron ellos quienes dieron vida al proyecto «Sin barreras», apoyados por el obispo Luigi Mansi de Andria y de Cáritas italiana. «En un territorio complejo como Puglia, donde no hay nada de constructivo para nuestros hermanos presos — explican — pedimos a los magistrados confiarnos a los detenidos para que se haga realmente reeducación y reinserción, dándoles también una oportunidad de trabajo». Es así como ha nacido «esta medida alternativa a la celda donde, sin embargo, no se reeduca a nadie, aun con toda la buena voluntad». Los dos sacerdotes indican que en esta «red de acogida están alineadas en primera fila todas las parroquias de Andria», empezando por Santa María Dolorosa de la Cruz y del Santísimo Sacramento.

Precisamente «las parroquias — confía Mauro — nos han dado confianza, ayudándonos a redescubrir la esperanza y esos valores que habían olvidado como la belleza de la vida, el sentido del trabajo en sí, también la honestidad». Y «el aceite — añaden los párrocos — es un producto concreto que testimonia lo que se puede obtener dando a todos una verdadera posibilidad de ocupación y reconociendo la dignidad».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

27 de Abril de 2018

NOTICIAS RELACIONADAS