Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Si esto es Europa

· Tropas húngaras repelen refugiados con cañones de agua y gas lacrimógeno ·

Bulgaria envía policías a su frontera con Turquía

Las escenas de ayer en la frontera serbo-húngara, donde las fuerzas de seguridad de Hungría lanzaron cañones de agua y gas lacrimógeno contra los miles de refugiados y migrantes que se agolpaban en la valla que separa ambos países, pone de manifiesto la necesidad de encontrar nuevas soluciones a la crisis de la inmigración que se basen en los valores de la solidaridad y la hospitalidad.

Porque, como ha recordado esta mañana en rueda de prensa el presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, «Europa nació para derribar los muros, no para construirlos; si algunos países forman parte de la Unión Europea, esto se debe al hecho de que un muro ha caído y que Europa es un horizonte, no una frontera, no un confín, un límite».

Sobre el terreno las situaciones de emergencia se complican. Bulgaria está movilizando fuerzas de policía a la zona limítrofe con Turquía. Hungría ha confirmado el cierre de fronteras con Serbia y ha anunciado medidas análogas en los confines con Croacia. Mientras tanto Budapest rechaza las críticas. Hoy su ministro de Exteriores, Péter Szijjártó se ha reunido en Bruselas con el comisario europeo de Inmigración, Dimitri Avramopoulos, calificando de «extrañas y sorprendentes» las condenas internacionales ante lo que define «una respuesta normal a una agresión». Por su parte, Avramopoulos ha subrayado que «la violencia no es una solución» y que la construcción de muros —en alusión al alambrado que Hungría ha levantado en su frontera— «sirve sólo para desviar los flujos y aumentar las tensiones». Precisamente a esta misma hora, los miles de refugiados y migrantes bloqueados en Serbia después que la policía húngara reprimiese su entrada por la frontera, se dirigen hacia Croacia. Las autoridades de Zagreb han informado que no quieren poner obstáculos al paso de los migrantes en su territorio.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

16 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS