Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Sesenta años entre los afganos

· Las Pequeñas hermanas de Jesús dejan el país ·

Después de sesenta años al servicio de los más necesitados han tenido que dejar Kabul. Se trata de las Pequeñas hermanas de Jesús que han permanecido al lado de los afganos más pobres hasta cuando han podido, y ahora su experiencia ha terminado a causa de la falta de vocaciones. «Las Pequeñas hermanas de Jesús eran afganas entre los afganos. Durante todos estos años –narró a Asia News padre Giuseppe Moretti, capellán en Kabul durante 18 años– no han dejado jamás la capital: ni durante la ocupación soviética, ni bajo los talibanes y ni siquiera durante los bombardeos».

Para padre Moretti, lo que más impresionaba era su manera de estar cerca de los necesitados, «en el silencio». También con la llegada de la OTAN en 2002, «siempre han rechazado con amabilidad todas las entrevistas. No solo para no ser colocadas en el punto de mira o ser consideradas espías, sino precisamente por vía de su dedicación y reserva. Muchas mujeres se han dirigido a ellas, en busca de apoyo, consolación y fuerza, y siempre han tenido sus historias reservadas».

Las hermanas, refirió el sacerdote, «hablaban la lengua farsi, vivían como afganas, dormían sobre una alfombra por el suelo y vestían con prendas tradicionales». Por eso, las hermanas eran amadas y estimadas por la comunidad, tanto que los últimos años habían obtenido la nacionalidad afgana. Y «bromeaban diciendo que no es verdad que ya no existe un afgano cristiano». Las hermanas eran respetadas incluso por los talibanes: «en 1993 iban todos los viernes a la capilla de la embajada a rezar, no obstante estuviera cerrada por culpa de la guerra civil. Los talibanes sabían quienes eran, pero siempre las dejaron entrar. En la fachada de la capilla hay una cruz bien visible. La sede central de la policía religiosa estaba precisamente ahí bien cerca. Habrían podido destruir la capilla, y sin embargo no lo hicieron».

La experiencia de las Pequeñas hermanas de Jesús ha terminado en febrero pasado con la partida de las últimas dos religiosas Marianne y Catherine. «la suya –concluye el padre Moretti– es una historia a la cual tenemos que mirar».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Conferencia De Prensa De Presentación Ce De La Capilla Musical Pontificia Sixtina

23 de Octubre de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS