Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Sentí que tenía que estar aquí

· ​Bajo la lluvia el Papa Francisco celebra la misa en la isla de Leyte con cientos de miles de supervivientes del terrible tifón Haiyán ·

«Cuando yo vi desde Roma esta catástrofe, sentí que tenía que estar aquí». Hablando en español desde el altar preparado en la zona aeroportuaria de Tacloban, en la isla de Leyte -devastada en noviembre de 2013 por el terrible tifón Haiyán- el Papa Francisco relató así su participación interior en el sufrimiento de las poblaciones filipinas y su determinación de ir al país para llevar solidaridad y consuelo a las víctimas de la catástrofe.

Bajo la lluvia penetrante -que lo obligó a llevar sobre los ornamentos sagrados el mismo impermeable amarillo que usaban los fieles e hizo anticipar cuatro horas su regreso en avión a Manila- el Pontífice celebró la misa en presencia de cientos de miles de supervivientes del tifón. «Tantos de ustedes han perdido todo. Yo no sé qué decirles... Solamente guardo silencio, los acompaño con mi corazón en silencio» confesó con voz conmovida, añadiendo: «tenemos un Señor que es capaz de llorar con nosotros, que es capaz de acompañarnos en los momentos más difíciles de la vida». Por ello, continuó, «miremos a Cristo: Él es el Señor, y Él nos comprende porque pasó por todas las pruebas que nos sobrevienen a nosotros».

A los fieles, que con las lágrimas en los ojos escucharon en silencio sus palabras, el Papa les pidió que no cedan ante la desesperación y que se encomienden al amor y a la ternura maternal de María, caminando juntos «como hermanos» por la senda de la reconstrucción y la esperanza.

Inmediatamente después, en la catedral de Palo, el Pontífice sólo tuvo tiempo para un breve saludo y una bendición, dejando a los obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas el texto del discurso preparado para la ocasión. En dicho texto el Papa Francisco lanza un nuevo llamamiento a hacer «mucho más por los pobres», pidiendo que «se trate a los pobres de manera justa, que se respete su dignidad, que las medidas políticas y económicas sean equitativas e inclusivas, que se desarrollen oportunidades de trabajo y educación, y que se eliminen los obstáculos para la prestación de servicios sociales».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

18 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS