Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Semillas de paz

· Hacia el viaje del Papa Francisco en Egipto ·

El Papa Francisco «es uno de los principales líderes que pueden conducir al mundo hacia la paz y la seguridad. Por esto hemos decidido relanzar las relaciones de diálogo, ya que lo consideramos un hombre moderado y un hombre de paz, y estos son nuestros mismos objetivos. Y es también por esto que hemos decidido trabajar junto a él y esperamos que la conferencie dé luz en el tiempo triste que estamos viviendo, golpeados por actos de terrorismo esparcidos ya por todo el mundo».

En una entrevista a la agencia Sir, el embajador Abdel Rahman Moussa, consejero (para las relaciones externas) del gran imán de al-Azhar, Ahmad al-Tayyib, habla del Pontífice y de su participación en la Conferencia internacional para la paz organizada el 28 de abril por la prestigiosa universidad sunita que tiene sede en El Cairo. Como se sabe, Francisco estará el 28 y 29 de abril en Egipto para un viaje apostólico durante el cual se reunirá, además de con los obispos católicos egipcios, con el patriarca de la Iglesia ortodoxa copta, Teodoro II.

También Teodoro II considera al Papa «un verdadero testimonio de la paz y de la verdad. Allá donde va, lleva la voz de todas las personas más frágiles y que sufren en el mundo. Allá donde sea, es concedida la paz. Por eso estamos felices de esta visita». El patriarca recuerda la definición de Francisco “ecumenismo de la sangre”: «Los mártires testigos del Señor están por todos lados. Consolidan el cristianismo allá donde está difundido reforzando la fe. Es su sangre la que conserva la Iglesia con el pasar del tiempo y la refuerza en las dificultades». Teodoro II subraya la relación especial que lo une al Papa, simbolizado por la oración común que, cada 10 de mayo, «celebra el amor fraterno entre nosotros». Una fecha decidida juntos por los dos líderes cristianos en memoria de la primera visita de un patriarca copto ortodoxo (Shenouda III) y un Pontífice (Pablo VI), que tuvo lugar el 10 de mayo de 1973 en el Vaticano. Una relación especial confirmada por la carta que Francisco envió a Teodoro por la Pascua, en la cual escribe que «las tinieblas, el fracaso, el pecado pueden ser superados y convertirse en punto de partida de un nuevo camino», deseando para las respectivas Iglesias «una cada vez más profunda solidaridad en el proclamar el Evangelio», al servicio de aquellos que están en la necesidad.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

1 de Mayo de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS