Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.


A Sarajevo en el signo de la paz

· En el Ángelus el Papa anuncia el viaje del próximo 6 de junio y lanza un nuevo llamamiento en favor de la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural ·

El Papa irá a Sarajevo el próximo 6 de junio. Lo anunció él mismo en el Ángelus del domingo 1 de febrero, en la plaza de San Pedro, pidiendo a los fieles que rezaran para que su visita «a esas queridas poblaciones sea de aliento para los fieles católicos, suscite semillas de bien y contribuya a la consolidación de la fraternidad, la paz, el diálogo interreligioso y la amistad».

Al anuncio del viaje —el tercero que el Papa Francisco realiza a un país europeo tras su visita a Albania, el 21 de septiembre de 2014, y a Estrasburgo, el 25 de noviembre sucesivo— siguió un nuevo llamamiento por la tutela de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Con ocasión de la jornada especial celebrada el domingo en Italia sobre el tema «Solidarios en favor de la vida», el Pontífice quiso unirse a los obispos «pidiendo un renovado reconocimiento de la persona humana y una atención más adecuada a la vida».

Al manifestar «aprecio» a las asociaciones, los movimientos y a quienes están comprometidos en este ámbito, el Papa recordó que «cuando hay apertura a la vida y se sirve a la vida, se experimenta la fuerza revolucionaria del amor y la ternura, inaugurando un nuevo humanismo: el humanismo de la solidaridad, el humanismo de la vida».

Anteriormente el Papa Francisco, en la reflexión dedicada al pasaje evangélico de la predicación de Jesús en la sinagoga de Cafarnaún, había recordado a los fieles la necesidad de «tener un contacto cotidiano con el Evangelio», que es «palabra de vida: no oprime a las personas, al contrario, libera a quienes son esclavos de muchos espíritus malvados de este mundo: el espíritu de la vanidad, el apego al dinero, el orgullo, la sensualidad».

El Evangelio —recordó el Pontífice— «cambia el corazón, cambia la vida, transforma las inclinaciones al mal en propósitos de bien. El Evangelio es capaz de cambiar a las personas». Es tarea de los cristianos, por lo tanto, «difundir por doquier su fuerza redentora, convirtiéndose en misioneros y heraldos de la Palabra de Dios».

Texto completo del discurso del Papa

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

14 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS