Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Riquezas de las iglesias jóvenes

“Es cierto, la relación entre católicos y anglicanos hoy es buena, nos amamos como hermanos”. Con esta definición de fraternal y genuina cercanía ecuménica, Francisco comenzó a responder las preguntas en la Catedral Anglicana de Roma. Habiendo definido el diálogo entre cristianos de distintas confesiones como un camino en sí mismo, utilizó una figura que describe con realismo ese transitar común “dos pasos adelante, medio paso atrás”. Lo importante para el Papa Bergoglio es siempre no detenerse y confiar en el kairos del Señor “Pero caminamos juntos, vamos juntos. Por ahora está bien. Cada día tiene sus preocupaciones”.

Durante el tiempo de respuestas, tuvo dos referencias a su vivencia en Buenos Aires. Me referiré a una de ellas. La llega de la Biblia de la Reforma a Argentina vino de mano del misionero anglicano John Amstrong en 1825, quién además comenzó sus tareas pastorales en la Catedral Anglicana a pocos metros de la Catedral Católica de Buenos Aires. Amstrong también inició la tarea permanente de la Sociedad Bíblica Británica y extranjera, predecesora de la Sociedad Bíblica Argentina.

Los anglicanos, llevaron sus misioneros al pobrísimo norte argentino donde habitaban distintas etnias indígenas, tobas, wichí, chorotes, etc. La tarea pastoral se fue acompañando a la traducción de la Biblia a esas lenguas de los pueblos originarios.

El Cardenal Bergoglio conocía bien esa tarea en donde la Biblia y la pastoral aborigen eran puentes muy fuertes del diálogo ecuménico entre anglicanos y católicos.

Es en ese contexto que Francisco cita a su hermano y amigo el obispo Gregory Venables, amistad que quien escribe conocía y compartía, del mismo modo que la tarea ecuménica con la traducción y la difusión bíblica. El obispo Venables fue vicepresidente de la Sociedad Bíblica Argentina y un servidor director institucional por esos años. Francisco lo expresó de ésta manera: “Yo era un amigo cercano de anglicanos en Buenos Aires, porque la parte de atrás de la parroquia de la Merced se comunica con la catedral anglicana. Era un amigo cercano del Obispo Gregory Venables, un amigo cercano. Pero hay otra experiencia: en el norte de Argentina hay las misiones anglicanas con los aborígenes y misiones católicas con los aborígenes y el obispo anglicano y católico obispo y más allá de trabajo juntos y enseñar.” Más tarde volvió sobre esta experiencia resaltando que esta facilidad de camino ecuménico profundiza su comunión a la vez de sus propias identidades confesionales: “Es más fácil de ecumenismo allí es más fácil, que no significa más superficiales, no no es superficial. No negocian su fe y su identidad. Le dice a los aborígenes en el norte de Argentina: "Yo soy un anglicano". Pero hay el obispo, allí es el pastor, el Reverendo no hay... "Quiero alabar a Dios el domingo y voy a la catedral católica" y viceversa. Son las riquezas de las iglesias jóvenes”

Francisco también despejó cualquier conflicto que pueda haber en intentar privilegiar el ecumenismo del diálogo teológico al otro orientado a la caridad y gestos concretos de misericordia en común. Para esto también se refirió a su experiencia desde las “iglesia jóvenes”. Expresó que: “Creo que esto es una riqueza que nuestras iglesias jóvenes pueden llevar a Europa y a las iglesias que tienen una gran tradición. Y nos dan la fuerza de un pensamiento muy, muy precisa y muy hacia fuera…tal vez es más fuerte en el ecumenismo de investigación teológica en una más madura, más edad de la iglesia en la investigación, en el estudio de la historia, teología, liturgia, como es la iglesia en Europa. Y creo que haría bien en ambas iglesias: de aquí, de Europa para enviar algunos seminaristas a hacer experiencias pastorales en las iglesias jóvenes, aprendes mucho”.

Francisco definió también al diálogo ecuménico como un viaje. Sin dudas que en lo personal, desde aquellas enriquecedoras experiencias anglicano-católicas en Buenos Aires hasta su visita histórica a la Catedral “All Saint Anglican Church” muchos nos hemos visto incluidos como observadores emocionados en su propio vuelo ecuménico.

Marcelo Figueroa

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

25 de Marzo de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS