Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Respeto de los compromisos por la paz en Ucrania

· En el Ángelus el llamamiento del Papa Francisco tras la escalda del conflicto en el este del país ·

Preocupado por la escalada del conflicto en el este de Ucrania, el Papa Francisco dirigió a las partes un nuevo llamamiento a la paz, pidiendo el respeto de los compromisos asumidos y «la ayuda de las organizaciones y personas de buena voluntad» para responder «a la emergencia humanitaria». En el Ángelus del domingo 23 de agosto, la víspera de la fiesta nacional de Ucrania —que tiene lugar todos los años el día de la proclamación de la independencia en 1991— el Pontífice volvió a hablar de la difícil situación del país, donde en las últimas semanas se ha producido un intensificación de los combates. «Que el Señor conceda paz a Ucrania» deseó al final de la oración , y agregó: «Que la Virgen María interceda por nosotros».

Anteriormente el Papa, en sus reflexiones sobre el capítulo sexto del Evangelio de san Juan en el centro de la liturgia del domingo, había recordado la actitud de los discípulos que entran en crisis ante el mensaje exigente de Jesús. «Siempre —había observado— las palabras de Jesús nos hacen entrar en crisis, por ejemplo ante el espíritu del mundo, ante la mundanidad». Pero es el mismo Cristo quien nos ofrece la clave «para superar las dificultades», recordando su origen divino, indicando la acción del Espíritu Santo e invitando a examinar la propia elección de fe.

«Jesús no regatea» afirmó el Papa, que repitió la pregunta hecha por el Señor a sus discípulos — « ¿También vosotros queréis marcharos?»— y profundizó el sentido de la respuesta de Pedro: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna». De hecho, explicó, de la pregunta del apóstol, «comprendemos que la fidelidad a Dios es una cuestión de fidelidad a una persona, a la cual nos adherimos para recorrer juntos un mismo camino.Y esta persona es Jesús».

«Todo lo que tenemos en el mundo —afirmó el Pontífice— no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna! Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida». De hecho, Cristo «no es un elemento accesorio» sino «el alimento indispensable» para el hombre. De ahí la petición a los numerosos fieles congregados en la plaza de San Pedro: «Hagamos un momento de silencio y que cada uno de nosotros en silencio, en su corazón, se pregunte: ¿Quién es Jesús para mí? En silencio, que cada uno responda en su corazón». Después finalizó: «Que la Virgen María nos ayude a “ir” siempre a Jesús, para experimentar la libertad que Él nos ofrece, y que nos consiente limpiar nuestras elecciones de las incrustaciones mundanas y de los miedos».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

25 de Marzo de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS