Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Primavera de unidad

Como presidente de la Conferencia episcopal de Perú doy las gracias al Papa Francisco, sucesor del apóstol san Pedro, vicario de Cristo y pastor de la Iglesia universal en la tierra, por el tiempo de gracia que nosotros los peruanos estamos viviendo en la vigilia de su visita. Perú está realmente en fiesta. Muchas cosas nos dividen en nuestro país: la geografía, las ideologías, la economía, pero en esta ocasión estamos trabajando unidos, codo con codo, como Iglesia católica y nos estamos preparando espiritualmente para recibirlo.

Es un gran don no solo para los católicos, sino también para toda persona de buena voluntad. La unidad es un elemento que, proviniendo de Cristo, genera poco a poco un «árbol» a través de la familia, la escuela, la universidad, el municipio, el deporte, la cultura, la política; y llega hasta el último rincón del país, donde un peruano sabe que el Papa vendrá a visitarnos. Visitará pocos lugares, pero estará en todo Perú. Él quiere esta unidad. Qué bonito es comenzar a quitar de mi corazón y de mi mente lo que separa, divide, opone; esta es la unidad.

La Iglesia en Perú, y en toda América Latina, está llena de vida. La Iglesia está llena de frescura, llena de consagrados, consagradas, pastores, presbíteros y laicos comprometidos en todo el mundo. Estamos viviendo una primavera. Me atrevo a decir: estamos viviendo una bonita primavera. Puede ser criticada, cometeremos errores, pero veo cada vez más a la Iglesia de Jesús como la Iglesia que existe para servir, para estar en medio de la gente, con los que creen y con los que no creen, con quien quiera estar en diálogo y tenga necesidad.

Además de pertenecer al mismo continente y hablar la misma lengua, el Papa Francisco tiene un vínculo especial con Perú gracias a los santos peruanos, que han sido mencionados por el Pontífice en diferentes ocasiones y cuya devoción atraviesa nuestras fronteras. Múltiples han sido las referencias del Papa a santa Rosa de Lima y a san Martín de Porres, que, en un mensaje dirigido a nuestro país con motivo de su visita, ha definido «el recurso más bonito» que tiene Perú, no solo como ejemplos de fe, sino también como forjadores de “peruanidad” y de identidad latinoamericana. «Estos han marcado América Latina y han construido la Iglesia. De lo que está disperso a la unidad, un santo trabaja siempre en esta dirección. Y es precisamente esto lo que hizo Jesús, un cristiano debe seguir este camino: trabajar por la unidad» dijo Francisco en el mensaje.

La Iglesia en Perú está buscando con responsabilidad el camino del diálogo y del entendimiento, contribuyendo a hacer que la sociedad sea un espacio de fraternidad, de libertad y de paz. El Papa, que es pastor de la Iglesia y un hombre como los otros, necesita también que lo apoyemos, que estemos con él, que caminemos junto a él. Invito por tanto a todos los fieles y a todos los habitantes de nuestras ciudades, del campo e las islas a seguir con atención - a ver y a escuchar – a través de los medios de comunicación, las intervenciones, las palabras y los gestos del Papa Francisco, en los tres días intensos que pasará en tierra peruana.

de Salvador Piñeiro García-Calderón, Arzobispo de Ayacucho y presidente de la Conferencia episcopal peruana

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

17 de Noviembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS