Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Por los chicos y chicas víctimas de violencias

· Llamamiento del Pontífice en el Ángelus ·

Una oración «por todas las chicas y chicos víctimas de violencia, de malos tratos, de explotación y de las guerras»: lo pidió el Papa al finalizar el Ángelus del 12 de marzo, en la plaza de San Pedro. Porque, explicó en su apremiante llamamiento, «esta es una plaga, este es un grito escondido que debe ser escuchado por todos nosotros y que no podemos continuar fingiendo que no vemos y no escuchamos».

En particular, el Pontífice se refería a las víctimas del «grave y triste incendio producido en el interior de la Casa Refugio Virgen de la Asunción» en Guatemala. Asegurando su cercanía al pueblo del país de América central, Francisco expresó solidaridad también a las chicas que resultaron heridas.

Antes de la oración mariana, como es habitual, el Papa había comentado el Evangelio del segundo domingo de Cuaresma, centrado en el episodio de la transfiguración de Jesús. «La “luminosidad” que caracteriza este evento extraordinario— explicó — simboliza el objetivo: iluminar las mentes y los corazones de los discípulos para que puedan comprender claramente qué es su Maestro. Es un destello de luz que se abre de repente sobre el misterio de Jesús e ilumina toda su persona y todo lo acaecido».

Por otro lado, el suceso se coloca en el itinerario que conduce a Cristo «hacia Jerusalén, donde deberá padecer la condena a muerte por crucifixión». Por tanto él «quiere preparar a los suyos para este escándalo —el escándalo de la cruz—, demasiado fuerte para su fe y, al mismo tiempo, preanunciar su resurrección». Se trata, declaró el Pontífice, de «una revelación de Dios invertida» en la que «el signo más desconcertante es la cruz».

«Pero — aseguró Francisco — precisamente a través de la cruz Jesús llegará a la gloriosa resurrección». En resumen, comentó, «Jesús en el monte Tabor ha querido mostrar a sus discípulos su gloria no para evitarles pasar a través de la cruz, sino para indicar dónde lleva la cruz», es decir a la resurrección. Por tanto un «mensaje de esperanza» que llega de la «cruz cristiana», la cual «no es un ornamento de la casa o un adorno para llevar puesto, la cruz cristiana es un llamamiento al amor con el cual Jesús se sacrificó para salvar a la humanidad». De aquí la invitación conclusiva, en este tiempo de Cuaresma, a contemplar «con devoción la imagen del crucifijo» y el deseo de que la cruz «marque las etapas de nuestro itinerario cuaresmal».

La misma temática fue retomada por el Obispo de Roma por la tarde, durante la homilía de la misa celebrada en la parroquia de Santa Magdalena de Canossa. Durante la visita pastoral a Ottavia, el Pontífice también se reunió con las distintas realidades de la comunidad, realizando sobre todo con los niños un denso diálogo a base de preguntas y respuestas, que entre memoria y reflexión, se convirtió en un momento de catequesis: ¿El encuentro con Jesús? El primer paso lo da siempre él. ¿Mejor Papa o párroco? Los dos, lo importante es hacer bien lo que Dios quiere. ¿De qué tiene miedo el Pontífice? De los malos, de la maldad, de los chismorreos que son como bombas. ¿Los momentos más bonitos? Muchos, ir a ver el partido el domingo por la tarde con su padre y a veces también con su madre; y el encuentro con un grupo de viejos amigos de escuela. ¿Teléfonos y televisión? La tecnología ayuda a comunicar, pero ya no se es capaz de dialogar, sobre todo de escuchar a los otros.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS