Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Por las víctimas del ébola

· En la audiencia general el Papa pide a los fieles oración y compromiso y recuerda su viaje a Albania ·

Un llamamiento a no olvidar a las víctimas de la epidemia del ébola en África dirigió el Papa Francisco a la comunidad internacional durante la audiencia general del miércoles 24 de septiembre.

Asegurando su cercanía «a las numerosas personas afectadas por esta terrible enfermedad», el Pontífice invitó a los treinta mil fieles presentes en la plaza de San Pedro, no obstante la lluvia, a rezar por quienes han perdido la vida a causa del virus.

Es el segundo día consecutivo que el Papa Francisco habla de esta tragedia, tras haberlo hecho el martes 23 con los obispos de Ghana en visita «ad limina». Pero entre las preocupaciones del Papa no está sólo la epidemia que está afectando un continente: están todas las situaciones de dolor y sufrimiento que afligen a diversas zonas del mundo. Y así en los saludos que dirigió a los diferentes grupos presentes, el Pontífice recordó a los fieles de Oriente Medio, invitándoles a vivir con perseverancia el testimonio a Cristo incluso allí donde «parece difícil y peligrosa, y podría costar, en algunos momentos, hasta la vida».

Anteriormente el Papa había dedicado la catequesis al viaje que realizó el domingo pasado a Albania, enviando un saludo a su pueblo «valiente y trabajador, y que en paz busca la unidad». Se trata –explicó– de mujeres y hombres que demuestran cómo «la pacífica y fructuosa convivencia entre personas y comunidades que pertenecen a religiones distintas no sólo es algo que se puede desear, sino que es concretamente posible». Así que recordó especialmente el encuentro con algunos «ancianos, que vivieron en su carne las terribles persecuciones» de un «régimen ateo e inhumano», como fue el de Albania durante la dictadura comunista. «Años sombríos» los definió, durante los cuales «centenares de religiosos cristianos y musulmanes» fueron «asesinados, torturados, encarcelados y deportados sólo porque creían en Dios».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

23 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS