Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.


Para no olvidar

· El domingo el cardenal Vegliò estará en Lampedusa en el aniversario de la visita del Papa ·

El derecho a la propia dignidad lo han pagado y siguen pagándolo los emigrantes a un alto precio. Son víctimas de lo que el Papa Francisco llama «globalización de la indiferencia» o peor aún de la «cultura del descarte». Para evitar que muchos pobres y desesperados continúen muriendo siguiendo el sueño de una vida mejor es necesario que el hombre cambie de mentalidad y se abra «a la cultura de la acogida y de la solidaridad». En este sentido, es para recordar el testimonio ofrecido por el Pontífice, comenzando por su visita hace un año a Lampedusa, donde el cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Consejo pontificio para la pastoral de los emigrantes e itinerantes, irá el domingo 6 de julio a la isla en las costas sicilianas, donde presidirá las celebraciones promovidas por la archidiócesis de Agrigento precisamente para recordar la visita del Papa. El purpurado habla de ello en una entrevista a nuestro periódico.

Hace un año, todo el mundo miraba con atencíón la visita del Santo Padre a la isla de Lampedusa. El domingo próximo, con ocasión del primer aniversario de ese histórico viaje, usted visitará la isla. ¿Qué significado tiene este viaje para el Consejo pontificio, para la Iglesia y para el mundo?

Sensibilizar a la comunidad eclesial y la opinión pública sobre los problemas de los emigrantes y refugiados entra en las tareas pastorales del Consejo pontificio que presido. En esta perspectiva se puede leer mi próxima presencia en la isla de Lampedusa, con ocasión del aniversario de la visita del Papa Francisco. Inmediatamente acogí la invitación que me dirigió el arzobispo Francesco Montenegro, de Agrigento, de presidir la misa en la parroquia de San Gerlando, momento culminante de una serie de manifestaciones promovidas para celebrar ese evento y para recordar a las miles de víctimas que han perdido la vida en el mar delante de la isla, pero también para reflexionar sobre el papel de Lampedusa como corazón del Mediterráneo. Por esta circunstancia deseo invitar a cada uno a repensar en lo que, en concreto, ha cambiado en su vida personal y en la de nuestra sociedad.

  Nicola Gori 

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

16 de Octubre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS