Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

​Para Iraq un nuevo inicio

· El deseo del cardenal Sandri ·

de guerra y terrorismo» han «deformado el rostro» del pueblo iraquí, provocando «terribles escenas de devastación» y dejando completamente abandonados «paisajes y tesoros de la cultura cristiana y no cristiana». Es la denuncia del cardenal Leonardo Sandri, que el viernes 9 de junio, en el convento de los Padres Dominicos de Santa María sopra Minerva, participó en la inauguración de la muestra «Grandes heures des manuscripts irakiens».

Ante la presencia, entre otros, del prior Riccardo Lufrani, de monseñor Jean-Louis Bruguès, archivista y bibliotecario de Santa Romana Iglesia, y del embajador de Francia ante la Santa Sede Philippe Zeller, el prefecto de la Congregación para las iglesias orientales –que ya había visitado la exposición en París en mayo de 2015, en Les Archives Nationales– quiso manifestar los sentimientos de «sufrimiento» y «nostalgia» por las graves heridas infligidas durante estos años a la comunidad civil y al patrimonio cultural de Iraq. Pero también expresó «la esperanza de que sean posibles un nuevo inicio, un retorno a casa, un nuevo alba de luz irradiada por el Evangelio y por la belleza que ha sido capaz de difundirse en las obras de caridad, pero también en la cultura, en la literatura y en el arte».

Confiando el buen éxito de la exposición a la intercesión de san Efrén el sirio, celebrado por la liturgia del día, el purpurado dirigió un pensamiento especial a los «hijos» y a las «hijas» del martirizado país de Oriente Medio, que «continúan viviendo y dando testimonio de la fe en el Cristo resucitado», así como «a cuantos, en pasado y también hoy, han sido acogidos en los países de la diáspora: cada uno –comentó– puede contemplar en los manuscritos expuestos el tesoro conservado y transmitido de generación en generación». Se trata de «documentos de la fe que han hecho posibles las celebraciones litúrgicas, el estudio de la Biblia y la profundización de otros materiales para nuestros hermanos y hermanas que han vivido antes».

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

28 de Julio de 2017

Próximos eventos

NOTICIAS RELACIONADAS