Aviso

Este sitio usa cookies...
Las cookies son pequeños archivos de texto que nos ayudan a mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Al usar cualquier parte del sitio web, usted acepta el uso de cookies. Encontrará más información acerca de las cookies en las Condiciones de Uso.

Para implorar la paz

· El Papa peregrino en el santuario de Fátima proclama santos a Francisco y Jacinta Marto ·

Llegó a Fátima como «peregrino de la paz». Y para implorar «la concordia entre todos los pueblos» rezó mucho tiempo en silencio delante de la estatua de la Virgen que hace cien años, en Cova de Iria, se apareció a los hermanos Francisco y Jacinta Marto, dos pastorcillos que junto a la prima Lucía estaban pastando sus ovejas. La peregrinación del Papa en la ciudad portuguesa comenzó el viernes 12 de mayo con la invocación a la «Señora del corazón inmaculado», en la capilla de las apariciones que se ubica junto al santuario. Y precisamente en el día de la primera manifestación mariana — que tuvo lugar el 13 mayo 1917 — se concluyó con la canonización de dos niños, fallecidos muy jóvenes entre 1919 y 1920 y beatificados por Juan Pablo II en el 2000.

A La Virgen del rosario el Pontífice quiso confiar «los dolores de la familia humana que gime y llora en este valle de lágrimas» sobre todo a causa de las «guerras que destruyen el mundo en que vivimos». Y presidiendo en la tarde del viernes la impresionante ceremonia de la bendición de las velas, marcada por la recitación de la corona mariana, recordó que el encomendarse a María no es algo que conviene «para recibir favores a bajo precio» sino signo de renovada confianza «en la fuerza revolucionaria de la ternura y del afecto». Porque en Ella, explicó, «vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes».

A esta confianza el Papa invitó también a los muchísimos fieles — más de medio millón — que participaron el sábado por la mañana en la canonización de los dos pastorinhos en la explanada del santuario. De la Virgen de hecho, aseguró, «vendrá la esperanza y la paz que necesitan» los hombres y que, añadió, «yo suplico para todos mis hermanos en el bautismo y en la humanidad, en particular para los enfermos y los discapacitados, los encarcelados y los desocupados, los pobres y los abandonados».

Y precisamente a los que sufren Francisco dedicó el último saludo pronunciado al final de la misa. «Sentíos partícipes a pleno título de la vida y misión de la Iglesia» dijo dirigiéndose a los numerosos enfermos presentes e invitándoles a no avergonzarse «de ser un precioso tesoro para la Iglesia». Después de la comida con los obispos del país, el Papa llegó a la base aérea de Monte Real, para el viaje de regreso a Roma.

EDICIÓN EN PAPEL

 

EN DIRECTO

Plaza De San Pedro

19 de Septiembre de 2019

NOTICIAS RELACIONADAS